• Las fuerzas de HAMAS demuestran sus habilidades durante la ceremonia de graduación en la Franja de Gaza.
Publicada: viernes, 9 de junio de 2017 16:49

El Movimiento de la Resistencia Islámica Palestina (HAMAS) desmiente informes según los cuales tiene combatientes desplegados fuera del territorio palestino.

“HAMAS no lucha en otro lugar. Sus armas seguirán apuntando al régimen de Israel y nosotros seguiremos resistiendo ante Israel, aun a costa de sacrificar a nuestros líderes e hijos”, dijo el jueves Jalil al-Haya, un miembro de alto rango de HAMAS.

El dirigente palestino no abordó la razón de sus afirmaciones, pero estas se produjeron un día después de que Ahmad al-Mismari, portavoz de las fuerzas libias leales al general Jalifa Haftar, acusara a las Brigadas Ezzedin al-Qassam, brazo militar del HAMAS, de tener presencia en Libia con el apoyo del Estado de Catar.

El portal Middle East Monitor ha asegurado que tales acusaciones anticataríes buscan echar leña al fuego de las tensiones diplomáticas entre Doha y el frente conformado por Arabia Saudí, Baréin, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Egipto.

En la madrugada del domingo al lunes, Arabia Saudí, Baréin, Egipto y los EAU, entre otros, anunciaron la ruptura de relaciones diplomáticas con Catar por supuestamente apoyar este a organizaciones terroristas. Catar ha rechazado rotundamente la acusación.

La crisis, la peor que ha afectado a los países ribereños del Golfo Pérsico en los últimos 30 años, tiene su origen en la visita a Riad (la capital saudí) del presidente de EE.UU., Donald Trump, que instó a la monarquía saudí a actuar con dureza contra Doha por apoyar a HAMAS y los Hermanos Musulmanes (HHMM) en Egipto, según los analistas.

HAMAS no lucha en otro lugar. Sus armas seguirán apuntando al régimen de Israel y nosotros seguiremos resistiendo ante Israel, aun a costa de sacrificar a nuestros líderes e hijos”, dice Jalil al-Haya, un miembro de alto rango de HAMAS.

 

La publicación de un informe por la agencia de noticias oficial catarí QNA complicó además la disputa política. En declaraciones atribuidas al emir catarí, Tamim bin Hamad Al Thani, Doha cambió de postura respecto a temas delicados de la política regional, incluidos los vínculos con Irán y el régimen de Israel, y se refirió de modo inusual a las relaciones de Doha con Washington. Las autoridades cataríes niegan que el emir hiciera esas declaraciones y aseguran que la agencia fue blanco de piratería informática.

Desde entonces se han enfriado las relaciones entre Catar y Riad, Manama, Abu Dabi y El Cairo. Estos cuatro países han añadido 59 individuos y 12 entidades vinculados a Catar a sus ‘listas de terrorismo’.

alg/mla/ftm/nal

Comentarios