• El canciller de Nicaragua, Denis Moncada, asiste a una conferencia de prensa, Managua, 27 de febrero de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 24 de mayo de 2019 0:00

El canciller de Nicaragua, Denis Moncada, destacó el jueves que el Gobierno de Ortega considera el diálogo como un mecanismo para solucionar las diferencias.

“El Gobierno continuará fortaleciendo las comisiones de reconciliación, justicia, paz y seguridad como un instrumento importante de conversación entre los nicaragüenses”, aseguró el ministro de Exteriores nicaragüense, quien encabeza la delegación gubernamental en la mesa de negociación con la oposición.

Moncada destacó el derecho de todos a convivir en paz, a respetar las diferencias, trabajar y continuar las actividades cotidianas, culturales, educativas, y llamó a desplegar los esfuerzos necesarios para hacer de Nicaragua “un país de progreso”.

Sobre el programa de trabajo de la delegación del Gobierno en la mesa de negociación, el canciller detalló que se prevé implementar un plan para el retorno de los nicaragüenses en el exterior.

Este proceso se realizará a través de las respectivas sedes diplomáticas de Nicaragua en el mundo, en las que los ciudadanos podrán acudir para que les faciliten las condiciones del traslado.

El Gobierno continuará fortaleciendo las comisiones de reconciliación, justicia, paz y seguridad como un instrumento importante de conversación entre los nicaragüenses”, aseguró el ministro de Exteriores nicaragüense, Denis Moncada.

“Todos aspiramos y queremos vivir en condiciones mejores como corresponde, como corresponde a la sociedad nicaragüense sin exclusión de ningún tipo; debemos hacer el esfuerzo para precisamente convivir, compartir, respetar la Constitución y las leyes”, puntualizó.

En otro momento, instó a no permitir que propagandas negativas o noticias falsas influyan en la promoción de la división entre los nicaragüenses.

Los delegados del Gobierno de Daniel Ortega y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia se han dado un tiempo de reflexión en las negociaciones para pasar a la segunda fase de los acuerdos, donde se espera que aborden el tema de reformas electorales.

Sin embargo, los delegados de la Alianza señalan que no regresarán a la mesa de negociación hasta que se esclarezca la muerte de un reo que se encontraba en el Sistema Penitenciario Nacional y se cumpla con la liberación de todos los ciudadanos detenidos durante las protestas.

Nicaragua enfrenta una crisis social desde mediados de abril de 2018, cuando los sectores radicales de la oposición comenzaron a realizar protestas violentas contra el Gobierno del presidente Ortega.

Las autoridades nicaragüenses acusan a la oposición de practicar el “terrorismo golpista” con el apoyo financiero de Estados Unidos, para provocar inestabilidad en el país y sacar del poder a Ortega.

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, admitió el pasado febrero que Washington está trabajando asiduamente para cambiar los gobiernos, no solo en Venezuela, sino también en Nicaragua y Cuba.

ncl/rha/tqi/mkh

Comentarios