• El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, junto a su esposa y vicepresidenta del país, Rosario Murillo, en Managua, 7 de julio de 2018.
Publicada: domingo, 29 de julio de 2018 8:25
Actualizada: domingo, 29 de julio de 2018 8:56

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, denuncia los ‘afanes intervencionistas del imperialismo’ y subraya que la nación está reviviendo las agresiones de EE.UU.

El mandatario, junto a su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, ha enviado este sábado una carta al presidente venezolano, Nicolás Maduro, con el fin de saludar los 64 años de nacimiento del difunto líder de la Revolución bolivariana, Hugo Chávez Frías, por sus esfuerzos para fortalecer la unidad de los pueblos y la lucha antimperialista.

“Hoy 28 de julio, viviendo las complejidades y reviviendo agresiones, irrespeto, injerencia, y afanes intervencionistas del Imperialismo, el Querido Comandante Eterno, Hugo Chávez Frías, desde ese Otro Plano de Vida, nos anima, nos alienta”, se lee en la misiva.

Además, Ortega ha denunciado las viejas acciones intervencionistas de Estados Unidos, en concreto contra Nicaragua, que tienen como fin perjudicar la paz del pueblo y generar un golpe de Estado contra el Gobierno.

Hoy 28 de Julio, viviendo las complejidades y reviviendo agresiones, irrespeto, injerencia, y afanes intervencionistas del Imperialismo, el Querido Comandante Eterno, Hugo Chávez Frías, desde ese Otro Plano de Vida, nos anima, nos alienta”, se lee en una misiva enviada por el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, a su par venezolano, Nicolás Maduro.

 

En el mensaje, el jefe de Estado nicaragüense ha recordado también “la inspiración y el compromiso de lucha decidida” de Chávez contra las potencias imperialistas, mientras ha llamado “a fortalecer la unidad y la solidaridad para bienestar y felicidad” de los propios pueblos.

En este contexto, miles de nicaragüenses salieron el sábado a las calles de Managua, la capital, para abogar por la paz, la unidad y la reconciliación y rechazar la violencia que ha vivido el país en los últimos cuatro meses de mano de los grupos violentos, según el Gobierno, financiados por Washington, tras la aprobación de la reforma del Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS), aunque esta fue finalmente revocada.

“Que los terroristas golpistas paguen por la destrucción de Nicaragua, no solo de las viviendas, sino de todas las infraestructuras e instituciones de servicio al pueblo”, exigieron los manifestantes nicaragüenses.

mtk/ctl/msf

Comentarios