• Los representantes de la oposición y el Gobierno de Nicaragua en una reunión del ‘Diálogo nacional’, en Managua (capital), 21 de mayo de 2018.
Publicada: miércoles, 23 de mayo de 2018 22:33

El Gobierno de Nicaragua ha advertido este miércoles de un intento para promover golpe de Estado durante la continuación de la mesa de diálogo nacional, celebrado el pasado miércoles, en el que se planteó el adelanto de las elecciones para el año 2019 y una reforma constitucional.

“(Esta agenda) es una Agenda que al verla en su forma concentrada, nos lleva a un solo punto: El diseño de una ruta para un golpe de Estado, la ruta para cambiar el Gobierno de Nicaragua”, ha advertido este miércoles el canciller nicaragüense, Denis Moncada.

Moncada ha comentado además una propuesta presentada en ese foro, de 40 puntos, lo que recoge los planteamientos recibidos por los diferentes sectores representados en el diálogo.

La propuesta incluye una reforma constitucional para ser aprobada en 2018 y ratificada el 10 de enero del 2019, y que un nuevo Consejo Supremo Electoral convoque a elecciones generales del país en el primer trimestre de ese año, lo que supondría un adelanto de las presidenciales previstas en el 2021.

La iniciativa fue incluida en una agenda de discusión presentada por la Conferencia Episcopal de Nicaragua, en su calidad de mediadora del diálogo nacional, que celebró el miércoles su tercera sesión.

(Esta agenda) es una Agenda que al verla en su forma concentrada, nos lleva a un solo punto: El diseño de una ruta para un Golpe de Estado, la ruta para cambiar el Gobierno de Nicaragua”, ha advertido el canciller nicaragüense, Denis Moncada.

 

“Esto no es una agenda consensuada, es una agenda impuesta unilateralmente porque nosotros no la aceptamos”, ha destacado el canciller al respecto.

Las manifestaciones en Nicaragua comenzaron el pasado 18 de abril en protesta contra la polémica reforma del Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS) aprobada dos días antes con el objetivo de incrementar la contribución de empresas y trabajadores, así como reducir en un 5 % las pensiones.

Mientras dicha crisis ha cobrado hasta el momento 76 vidas según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el presidente nicaragüense Ortega acepta dialogar e intenta llegar a acuerdos con el sector privado, pero denuncia que detrás de las protestas violentas existe una “conspiración” impulsada por grupos apoyados por Estados Unidos y el narcotráfico.

mtk/ktg/hgn/rba

Comentarios