• El cardenal Leopoldo Brenes (centro) anuncia suspensión de diálogos entre el Gobierno y la oposición en Nicaragua, 23 de mayo de 2018.
Publicada: jueves, 24 de mayo de 2018 5:29
Actualizada: jueves, 24 de mayo de 2018 6:50

La mesa de diálogo nacional en Nicaragua suspendió el miércoles de forma indefinida sus sesiones plenarias por falta de consenso entre el Gobierno de Daniel Ortega y la oposición, que buscan dirimir la crisis que atraviesa el país, informó un miembro del Episcopado, mediador en las conversaciones.

“Dado que hoy no se ha logrado ningún consenso entre las partes, lamentamos vernos obligado, debido a esta falta de consenso, a suspender, por ahora, esta mesa plenaria de diálogo nacional”, anunció el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes, al levantar la tercera sesión de ese foro.

Asimismo, urgió al Gobierno y los otros sectores participantes en las sesiones a hacer esfuerzos para volver a la mesa de negociaciones ya que, alertó el cardenal, de la posibilidad de continuar los diálogo, “depende en gran parte la paz en nuestra patria y la vida de muchos nicaragüenses”.

Brenes también propuso que ambas partes acordaran la creación de un proceso de indagación internacional sobre los hechos de violencia surgidos en Nicaragua durante las protestas que han dejado al menos 76 muertos y 868 heridos, según cifras de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), ente autónomo de la OEA (Organización de Estados Americanos).

Además, la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) planteó la formación de una comisión mixta de seis personas, tres de cada parte, a fin de que logren un consenso y se reinicien las conversaciones.

Durante la sesión del miércoles, la mesa de diálogo sometió a votación dos propuestas y ninguna alcanzó consenso: El representante del Gobierno de Managua, exigió el retiro inmediato de los “tranques” (retenes) de manifestantes en las carreteras y el cese de todo acto de violencia y garantizar los empleos de todos los nicaragüenses.

Mientras que la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia pidió a la Conferencia Episcopal que solicitara al presidente Ortega que esté presente en las discusiones sobre la democratización de Nicaragua.

Dado que hoy no se ha logrado ningún consenso entre las partes, lamentamos vernos obligado, debido a esta falta de consenso, a suspender, por ahora, esta mesa plenaria de diálogo nacional”, anunció el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes, al levantar la tercera sesión de diálogos entre el gobierno y la oposición.

 

Durante la jornada, el canciller nicaragüense, Denis Moncada, advirtió de que la agenda de 40 puntos de la oposición violaba la Constitución de la República y las leyes vigentes en el país, conduciendo así a un golpe de Estado.

“Es el diseño de una ruta para un golpe de Estado, la ruta para cambiar el gobierno de reconciliación y unidad nacional, al margen de la Constitución, del ordenamiento jurídico del país”, puso de relieve.

Las protestas iniciadas el 18 de abril no se detuvieron ni siquiera después de que Ortega revocó la reforma del sistema de seguro social, motivo de las manifestaciones para rechazar la reducción de las pensiones en un 5 %. 

El jefe de Estado nicaragüense ha denunciado una y otra vez que detrás de las agitaciones existe una “conspiración”, impulsada por grupos supuestamente apoyados por Estados Unidos y el narcotráfico. 

mpm/ncl/mjs

Comentarios