• Los migrantes esperan un tren en Chacamax, en el estado de Chiapas, sito en el sureste de México. 21 de junio de 2015
Publicada: sábado, 17 de octubre de 2015 9:32

Los abusos contra los migrantes en México que se dirigen a EE.UU. han aumentado, pese a que se ha reducido su número, según fuentes estatales.

De acuerdo con los datos publicados el viernes por la agencia británica de noticias Reuters, las quejas sobre abusos de funcionarios migratorios mexicanos han aumentado cerca del 40 por ciento.

Estos hechos se producen pese a que el volumen de migrantes centroamericanos -principalmente de Guatemala, El Salvador y Honduras- capturados tratando de cruzar a Estados Unidos ha bajado.

La reducción de la marea de migrantes se registró tras un plan lanzado en julio de 2014 por el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, con el fin de asegurar la frontera sur del país para los mexicanos y los migrantes.

El programa “Frontera Sur” tiene dos objetivos fundamentales: ordenar los cruces fronterizos de migrantes hacia México para incrementar el desarrollo y la seguridad en la región, y proteger y salvaguardar sus derechos humanos durante su estancia.

Sin embargo, desde la puesta en marcha del mencionado plan hasta junio del año en curso, se registraron 567 quejas de abusos por parte de funcionarios del Instituto Nacional de Migración (INM), incluyendo ataques y extorsiones; un 39 por ciento más que en los 12 meses anteriores.

Las quejas ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de México acusan a funcionarios mexicanos de golpizas, extorsión, robo y negligencia.

El pasado 18 de abril, migrantes centroamericanos llegaron a Ciudad de México (capital) tras vencer los obstáculos para salir de Ixtepec, en el estado sureño de Oaxaca, a fin de denunciar al Gobierno federal los abusos de los que son objeto al pasar por este territorio rumbo a Estados Unidos.

Marcha de migrantes centroamericanos rumbo a México

 

Los manifestantes rechazaron el programa "Frontera Sur" y lo consideraron como un "exterminio de migrantes" y una "guerra no declarada".

Se calcula que unos 200 mil extranjeros indocumentados, la mayoría centroamericanos, ingresan cada año a México para buscar una mejor vida en Estados Unidos. En su camino enfrentan amenazas de organizaciones criminales que los secuestran, extorsionan y asesinan.

haj/anz/msf

Comentarios