• Misiles Patriot, de fabricación estadounidense, desplegados en la isla Ishigaki.
Publicada: miércoles, 14 de febrero de 2018 9:19
Actualizada: miércoles, 14 de febrero de 2018 10:22

En el caso de que surja un enfrentamiento militar entre China y Japón, la primera línea sería la isla de Ishigaki, cerca del polémico archipiélago Diaoyu, a las que Tokio denomina Senkaku, estima un artículo publicado el martes en el diario británico The Independent.

De acuerdo con el texto, los japoneses se sienten más amenazados por China en Ishigaki, donde desplegarán misiles y tropas, mientras que Pekín está aumentando su presencia en las islas artificiales que ha estado construyendo en aguas cercanas y lejanas.

Además, el artículo recuerda que los chinos instalaron tres aeródromos en sus siete bases en las disputadas islas Spratly, donde también, según Washington, tienen instalaciones repletas con refugios fortificados para buques de guerra, sitios para aviones y radares, búnkeres subterráneos y emplazamientos de misiles.

China llama a una serie de archipiélagos la “primera cadena de defensa de la isla”, que se extiende desde el mar de la China Meridional hasta las islas Kurils (disputadas por Japón y Rusia). Tokio a Senkaku, en particular Ishigaki, como el punto más vulnerable para su seguridad.

En esta zona, cuya soberanía reclaman tanto Pekín como Tokio, se produce de vez en cuando momentos de tensión, originados por la entrada de los pescadores chinos a esas aguas o la entrada de los aviones chinos a su espacio aéreo. Ambas partes se acusan mutuamente de escalar las tensiones.

El escritor del artículo Kim Sengupta evocó que el Gobierno del país nipón está finalizando el despliegue de baterías de misiles, sistemas antiaéreos y antibuque, instalaciones de radares y alrededor de 600 tropas en Ishigaki. Los detalles finales se revelarán el próximo mes.

Pero, el rotativo británico pronostica que los misiles de superficie a aire instalados allí son estadounidenses MIM-104 Patriots, capaces de derribar misiles balísticos chinos y buques enemigos que son blanco de SSM-1 y que transportan hasta 225 kilogramos de explosivos y tienen un alcance de más de 160 kilómetros.

También, conforme al texto, existen planes futuros para la instalación de un sistema de misiles conjunto, que involucre a Japón y Europa Occidental, en el marco de un proyecto con la participación de las empresas MBDA y Mitsubishi Electrics. Estas decisiones vienen en medio de los descontentos públicos por la militarización de la isla.

Asimismo, el despliegue de misiles se produce en un momento de gran controversia en Japón, ya que el primer ministro Shinzo Abe busca revisar la constitución pacifista de la Segunda Guerra Mundial de Japón. Su gabinete aprobó un aumento de 1.3 por ciento en el presupuesto militar anual, elevándolo a un récord de $ 45,8 mil millones para el año.

zss/ktg/msf

Commentarios