• Fuerzas iraquíes vigilan frente a la embajada de EE.UU. en Bagdad, la capital de Irak, 2 de enero de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 6 de julio de 2020 14:47
Actualizada: lunes, 6 de julio de 2020 16:01

La embajada de EE.UU. en Irak es “una base militar” y no un centro diplomático, alega un parlamentario tras la última prueba de misiles norteamericanos en su país.

El sábado, unas potentes explosiones provocaron pánico entre los iraquíes en Bagdad (la capital), mientras las tropas estadounidenses probaban sus sistemas de defensa antimisiles Patriot en la llamada Zona Verde, que alberga la embajada de EE.UU., más bien su “base militar”, según ha manifestado el parlamentario Fazel Yaber.

“La embajada de EE.UU. en la Zona Verde ya no es un centro diplomático, más bien es una base militar, pues alberga a más de 1000 soldados. Es una práctica sin precedentes que no ocurre en ninguna embajada en ningún lado del mundo”, ha indicado Yaber en una entrevista concedida este lunes a la agencia local de noticias Almaalomah.

La prueba en la Zona Verde, barrio ubicado “en el corazón de Bagdad”, constituye “una flagrante violación a la soberanía nacional iraquí”, incluso si la embajada estadounidense hubiera conseguido la debida autorización del primer ministro Mustafa al-Kazemi, ha subrayado el parlamentario.

Al respecto, ha hecho hincapié en que la Comisión de Seguridad y Defensa del Parlamento de Irak debe pedir cuentas a Al-Kazemi por los ejercicios militares que realiza EE.UU. con bastante frecuencia en suelo iraquí.

El premier, de acuerdo con el legislador, debe comparecer ante el Parlamento para responder si estaba al tanto de tal decisión de EE.UU., mientras esta sede legislativa ratifica la salida de todas las tropas estadounidenses del país.

 

Los usurarios en el mundo virtual también han lanzado una etiqueta (hashtag), denominada “es una base no es una embajada”, y han exigido la expulsión de todos los estadounidenses “ocupadores”, entre militares y diplomáticos, de Irak.

La nueva violación a la soberanía iraquí ha provocado fuertes reacciones entre los iraquíes, políticos y civiles. Salam al-Shammari, otro parlamentario iraquí, indicó el domingo que EE.UU. no debe tratar a Irak como “uno de sus estados”.

Desde el principio, los iraquíes no estaban de acuerdo con el despliegue de los Patriot en su país, al considerar la medida una violación a la soberanía nacional, empero, EE.UU. no tiene más opción que blindar Irak con los sistemas de defensa antimisiles ante posibles ataques de represalia de Irán.

El 8 de enero, los sistemas antiaéreos de EE.UU.no funcionaron ante un ataque del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, pese a estar en máxima alerta. El ataque contra la base de Ain Al-Asad se produjo como parte de la venganza iraní por el asesinato del comandante de la Fuerza Quds del CGRI, Qasem Soleimani. 

ask/ctl/myd/rba