• Fuerzas iraquíes hacen guardia frente a la embajada de EE.UU. en la capital, Bagdad, 2 de enero de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 5 de julio de 2020 17:31
Actualizada: domingo, 5 de julio de 2020 19:29

Los iraquíes condenan agresión de EE.UU. a su soberanía nacional, al probar un sistema antimisiles, y exigen una respuesta decisiva a estas violaciones.

A través de un comunicado, la coalición iraquí Al-Fath ha aseverado este domingo que la prueba realizada por las fuerzas estadounidenses, “sin previo aviso”, del sistema de defensa antimisiles Patriot en la conocida como Zona Verde, en el centro de la capital iraquí, Bagdad, donde se halla la embajada de EE.UU., “constituye una violación de todas las normas diplomáticas y las leyes internacionales” y “amenaza con violar continuamente la soberanía nacional y la santidad del Estado iraquí”.

Al-Fath ha denunciado que EE.UU. ha convertido su “embajada y las misiones diplomáticas en un cuartel militar en el corazón de Bagdad” y ha lamentado también que el Gobierno iraquí no se posicione claramente ante “estas violaciones flagrantes” de Washington.

“Desde aquí, todas las fuerzas patrióticas leales a este país deben condenar estas violaciones reiteradas, y los estadounidenses deben detener estas acciones provocativas contra el querido pueblo iraquí, así como la sucesión de violaciones abominables, mientras que el Gobierno iraquí debe tomar todas las medidas necesarias para evitar la repetición de lo sucedido”, ha recalcado.

 

A su vez, el parlamentario iraquí Salam al-Shammari ha instado al Gobierno de Bagdad a adoptar una postura clara y concreta ante tales agresiones estadounidenses, que han alcanzado un nivel intolerable, y a cumplir con la resolución del Parlamento sobre la salida de las fuerzas estadounidenses del país.

Al-Shammari ha criticado la “falta de respeto” en las acciones estadounidenses hacia el país y el hecho de que EE.UU. no trate a Irak como “un Estado independiente y soberano”, sino como “uno de sus estados”.

El sábado, un avión estadounidense bombardeó la Zona Verde de Bagdad, disparando un misil, a fin de probar las capacidades de los sistemas antiaéreos estadounidenses Patriot, acción que provocó potentes explosiones, de acuerdo con varias fuentes.

Irak exige más que nunca la salida de las tropas estadounidenses, particularmente, después de que Washington ordenara el 3 de enero un ataque selectivo en Bagdad en el que se asesinó al comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, y al subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), Abu Mahdi al-Muhandis, entre otros compañeros.

tmv/anz/tqi/hnb