• El ministro de Petróleo de Irak, Thamer Ghadhban, habla con la prensa en Bagdad, 16 de mayo de 2019. (Foto: Reuters)
Publicada: domingo, 19 de mayo de 2019 13:56
Actualizada: lunes, 20 de mayo de 2019 2:31

Irak enfatiza que evacuación del personal de la gigante petrolera estadounidense Exxon Mobil del país árabe solo se debe a motivos políticos y no de seguridad.

A través de un comunicado emitido este domingo, el ministro de Petróleo de Irak, Thamer Ghadhban, ha destacado que la decisión de Exxon Mobil de evacuar el  sábado a sus empleados del yacimiento de West Qurna 1, en la provincia meridional de Basora, es “inaceptable e injustificada”.

“La retirada de varios empleados —a pesar de su pequeño número— temporalmente no tiene nada que ver con la situación de seguridad o las amenazas en los campos petroleros en el sur de Irak, sino que es por razones políticas”, ha dicho.

Ghadhban también ha señalado que envió una carta a Exxon Mobil solicitando que la empresa regrese de inmediato a trabajar en el campo petrolífero, antes de que tenga lugar la celebración, esta semana que viene, de una reunión con ejecutivos de la compañía.

La retirada de varios empleados —a pesar de su pequeño número— temporalmente no tiene nada que ver con la situación de seguridad o las amenazas en los campos petroleros en el sur de Irak, sino que es por razones políticas”, el ministro de Petróleo de Irak, Thamer Ghadhban, sobre la decisión de Exxon Mobil de evacuar el sábado a sus empleados del yacimiento de West Qurna 1.

 

La producción en el campo petrolero no se vio afectada por la evacuación y el trabajo continuó con normalidad, supervisado por ingenieros iraquíes, ha afirmado el jefe de la compañía petrolera estatal de Irak que posee el campo petrolero, Ihsan Abdul Jabbar. La producción se mantiene en 440 000 barriles por día (bpd), ha agregado.

Washington tomó dicha decisión después de que el Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) elevara el pasado martes la alerta por razones de seguridad. 

Además, se produce días después de que el Departamento de Estado de EE.UU. instruyera la salida inmediata de todo su personal no esencial de una zona donde operan la petrolera angloholandesa Shell, la británica BP, la italiana Eni y la rusa Lukoil. Washington ordenó, de igual modo, la evacuación parcial de su embajada y consulados en Irak.

La región del Golfo Pérsico vive momentos de extrema tensión luego de que EE.UU. enviara la semana pasada a esta estratégica zona el portaviones USS Abraham Lincoln, una unidad de bombarderos, incluidos los B-52, el buque de asalto anfibio USS Arlington y misiles Patriot en lo que calificó de “mensaje” a Irán.

La situación se complicó aún más con las explosiones que se produjeron en varios buques comerciales y petroleros en la ciudad portuaria emiratí de Al-Fuyaira.

ftn/anz/rba/hnb

Comentarios