• Empleados trabajan en un yacimiento petrolífero en Irak.
Publicada: sábado, 18 de mayo de 2019 15:49

La gigante petrolera estadounidense Exxon Mobil ha evacuado a todo su personal extranjero de un campo petrolífero de Irak debido a las tensiones en la región.

Un alto funcionario iraquí y otras fuentes han informado este sábado a la agencia británica de noticias Reuters que la empresa ha evacuado a sus empleados del yacimiento de West Qurna 1, en la provincia meridional de Basora, por motivos de seguridad. Los campos del sur de Irak constituyen el 90 % de la producción total de crudo del país.

Esta evacuación se produce tres días después de que el Departamento de Estado de EE.UU. instruyera la salida inmediata de todo su personal no esencial de una zona donde operan la petrolera angloholandesa Shell, la británica BP, la italiana Eni y la rusa Lukoil. Washington ordenó de igual modo la evacuación parcial de su embajada y consulados en Irak.

Washington tomó dicha decisión después de que el Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) elevara el pasado martes la alerta por razones de seguridad.

La salida de los trabajadores de Exxon comenzó a última hora del viernes y ha continuado esta mañana. Los empleados serán enviados a la ciudad emiratí de Dubái o al principal complejo residencial en la misma provincia iraquí, han explicado otras fuentes adicionales al mismo medio británico.

No tenemos constancia de peligro alguno, la situación en el yacimiento es segura y muy estable, y estamos funcionando a plena capacidad. Los empleados extranjeros proporcionaban asesoramiento desde las oficinas de Dubái. La producción está gestionada por ingenieros iraquíes”, dice el director de la petrolera estatal iraquí, South Oil Company, Ihsan Abdul Jabbar, en relación con la evacuación del presonal estadounidense.

 

Entretanto, las autoridades iraquíes han asegurado que las operaciones en los yacimientos de Basora siguen con normalidad pese a las evacuaciones. El director de la estatal South Oil Company, Ihsan Abdul Jabbar, ha indicado que la producción de barriles se mantiene en 440 000 al día y que lo ocurrido se trata de una “medida de precaución y temporal”.

“No tenemos constancia de peligro alguno, la situación en el yacimiento es segura y muy estable, y estamos funcionando a plena capacidad. Los empleados extranjeros proporcionaban asesoramiento desde las oficinas de Dubái. La producción está gestionada por ingenieros iraquíes”, detalla.

La región del Golfo Pérsico vive momentos de extrema tensión después de que EE.UU. enviará la semana pasada a esta estratégica zona el portaviones USS Abraham Lincoln, una unidad de bombarderos, incluidos los B-52, el buque de asalto anfibio USS Arlington y misiles Patriot en lo que calificó de “mensaje” a Irán. La situación se complicó aún más con las explosiones que se produjeron en varios buques comerciales y petroleros en la ciudad portuaria emiratí de Al-Fuyaira.

mjs/rba/nii/

Comentarios