• El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en la base militar de Adazi, cerca de Riga, la capital de Letonia, 8 de marzo de 2022.
Publicada: miércoles, 7 de septiembre de 2022 13:12
Actualizada: miércoles, 7 de septiembre de 2022 15:36

La OTAN ha advertido de un invierno “duro” en medio de la crisis energética, en el que se pondrá a prueba la unidad y solidaridad del bloque militar.

El pasado viernes, los países miembros del Grupo de los Siete (G7), formado por el Reino Unido, EE.UU., Alemania, Italia, Canadá y Japón, acordaron introducir topes a los precios del petróleo ruso, pese a las advertencias de Moscú de enviar su petróleo a “destinos alternativos” que no vaya a aquellos países que decidan limitar los precios del crudo.

En declaraciones ofrecidas al diario británico Financial Times (FT) y publicadas este miércoles, el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, ha reconocido que, con la llegada de un invierno “duro”, el conflicto en Ucrania entrará en su fase “crítica”, paralelamente a que los países miembros de la Alianza Atlántica también serán testigos de “cortes de energía, interrupciones y tal vez incluso disturbios civiles”.

“Nuestra unidad y solidaridad se verán gravemente sopesadas a medida que las familias y las empresas se vean presionadas por la inflación y el aumento de los costos de la energía”, ha manifestado Stoltenberg.

A continuación, el jefe de la Alianza Atlántica ha subrayado que los próximos seis meses están asociados con la posibilidad de restricciones y escasez en el campo de la energía, así como disturbios civiles, pero aun así, el bloque debe seguir apoyando a Ucrania.

Putin amenaza con cortar el suministro energético a Europa

Esto mientras que, esta misma jornada, el presidente ruso, Vladímir Putin, ha vuelto a advertir de que Moscú no suministrará ni gas, ni petróleo, ni carbón en detrimento de sus intereses.

“Existen compromisos establecidos en los contratos de suministro. Y si se toma algún tipo de medida política que contradiga los contratos, simplemente no los cumpliremos”, ha asegurado Putin.

La Unión Europea (UE) y sus aliados occidentales han aprobado hasta el momento seis paquetes de sanciones contra Rusia, incluso la prohibición a importación de carbón ruso a la UE, una estrategia que ha tenido consecuencias económicas graves para los ciudadanos europeos.

En este marco, diferentes partes de Europa entre ellos, Italia, el Reino Unido y Francia, han sido escenario de protestas contra el alza vertiginosa de los costos de la energía y la severa inflación que está golpeando la economía de la región.

A su vez, el presidente de la Duma Estatal rusa (Cámara Baja del Parlamento de Rusia), Viacheslav Volodin, también expresó el viernes que “es necesario que los líderes de los gobiernos europeos levanten las sanciones [contra Rusia] y pongan en marcha el [gasoducto] Nord Stream 2”.

glm/hnb