• El secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, en Bruselas, 27 de abril de 2018.
Publicada: viernes, 27 de abril de 2018 15:24

El secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, ha dicho este viernes que la Alianza Atlántica seguirá aplicando una estrategia doble respecto a Rusia que incluye tanto una ‘defensa enérgica’ como la disposición al diálogo.

“Confirmamos que mantendremos nuestra estrategia de doble enfoque, que combina una fuerte contención y un diálogo sustancial”, ha dicho hoy viernes Stoltenberg a la prensa tras una reunión en Bruselas (Bélgica) de los cancilleres de los países de la OTAN.

En las mismas declaraciones, el secretario general ha asegurado que la Alianza Atlántica trabaja para mejorar las relaciones con Moscú y que, por lo tanto, sigue comprometida con el diálogo con el país euroasiático.

“Estamos trabajando con Rusia para intentar mejorar nuestras relaciones. Estamos en una situación que no se ha producido antes”, ha agregado.

Stoltenberg ha explicado que el estado actual de los vínculos entre la Alianza Atlántica y Rusia es diferente tanto al de la Guerra Fría como al de la anterior “cooperación estratégica”.

Confirmamos que mantendremos nuestra estrategia de doble enfoque, que combina una fuerte contención y un diálogo sustancial”, declara el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, en alusión a la política de la Alianza respecto a Rusia.

 

Respecto a su reunión con el nuevo secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo —quien menos de 24 horas después de asumir el cargo se ha sumado a la reunión de Bruselas—, el máximo titular de la OTAN ha indicado que en ella se han abordado la cuestión rusa y los retos a los que hará frente la Alianza en los próximos años debido, según él, al comportamiento de Moscú.

Según un alto funcionario estadounidense, el objetivo de la visita de Pompeo es garantizar que la OTAN mantenga una posición unificada consistente en no normalizar los lazos con Rusia mientras duren la crisis de Ucrania y las acciones rusas molestas para Occidente en otros lugares.

Las relaciones entre Moscú y Occidente se deterioraron con el inicio de la crisis de Ucrania en 2014, que derivó en la posterior anexión de la península de Crimea a Rusia por medio de un referéndum. Como consecuencia, EE.UU. y la Unión Europea (UE) han aprobado varios paquetes de sanciones antirrusas, mientras despliegan cada vez más equipamiento militar cerca de las fronteras del país euroasiático.

tmv/mla/fmk/hnb

Comentarios