• La vice secretaria general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Rose Gottemoeller, habla en un foro.
Publicada: miércoles, 11 de abril de 2018 2:06
Actualizada: miércoles, 11 de abril de 2018 4:53

La vice secretaria general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Rose Gottemoeller, explica que la Alianza Atlántica no busca un conflicto inminente con Rusia, pero justifica las medidas del organismo señalando las ‘acciones ilícitas’ de Moscú en Europa. 

“Déjenme subrayar que no queremos que haya un conflicto con Rusia”, señaló la funcionaria de la OTAN en una entrevista publicada el martes por el periódico ruso Kommersant.

En alusión a las sanciones y otras medidas antirrusas, agregó que la respuesta del bloque militar a las acciones “realmente preocupantes” de Rusia fue “calibrada, proporcional y de carácter exclusivamente defensivo”.

La OTAN no quería en absoluto encontrarse en una situación en la que sería inevitable un enfrentamiento con Rusia y “eso es lo que tomamos en cuenta a la hora de tomar decisiones”.

La responsable de la OTAN acusó a Rusia de llevar a cabo “acciones ilícitas”, refiriéndose a la “anexión en 2014 de la península de Crimea, los conflictos en la región de Donbás, en el este de Ucrania, injerir en los procesos políticos de los países miembros de la Alianza, así como los últimos incidentes en el Reino Unido”.

Las relaciones entre Moscú y el Occidente se deterioraron cuando comenzó la crisis de Ucrania en 2014, que derivó en la posterior anexión de la península de Crimea a Rusia por medio de un referéndum. Como consecuencia, EE.UU. y la Unión Europea (UE) aprobaron varios paquetes de sanciones antirrusas, mientras despliegan cada vez más equipamiento militar cerca de las fronteras del país euroasiático.

Déjenme subrayar que no queremos que haya un conflicto con Rusia”, dijo la vice secretaria general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Rose Gottemoeller

 

Por otro lado, el envenenamiento en marzo del exespía doble ruso Serguéi Srkipal y de su hija Yulia en una localidad en el sur del Reino Unido, del que Londres acusa a Moscú, ha desatado una crisis diplomática entre el Occidente y Rusia.

El Reino Unido expulsó, junto a otros 28 países aliados, a más de 100 diplomáticos rusos, a lo que Moscú respondió de manera simétrica ordenando un número similar de expulsiones.

mjs/hnb/nii/

Comentarios