• Vista frontal de una corbeta Avante 2.200.
Publicada: lunes, 25 de enero de 2016 18:25

Amnistía Internacional, Greenpeace, Oxfam Intermón y FundiPau piden a la empresa estatal española Navantia que no firme la venta de cinco corbetas a Arabia Saudí, que podría usarlas contra Yemen.

Existe un “riesgo claro de que Arabia Saudí utilice las fragatas en el bloqueo naval al que somete a Yemen desde el 25 de marzo de 2015, cuando inició una devastadora campaña de bombardeos aéreos en la que se han cometido graves violaciones del Derecho Internacional humanitario, incluidos crímenes de guerra”, alertan los directores de las mencionadas oenegés en una carta dirigida este lunes a Navantia y al presidente en funciones del Gobierno español, Mariano Rajoy.

Riesgo claro de que Arabia Saudí utilice las fragatas en el bloqueo naval al que somete a Yemen desde el 25 de marzo de 2015, cuando inició una devastadora campaña de bombardeos aéreos en la que se han cometido graves violaciones del Derecho Internacional humanitario, incluidos crímenes de guerra”, alertan las oenegés Amnistía Internacional, Greenpeace, Oxfam Intermón y FundiPau.

En la carta, las organizaciones humanitarias recuerdan además que la agresión saudí a Yemen ha causado ya la muerte a 5979 personas y ha dejado heridas a más de 28.000, además de obligar a abandonar sus hogares a 2,5 millones de yemeníes.

El bloqueo naval saudí a los puertos yemeníes, en que podrían usarse las corbetas españolas, según advierten las ONG, ha exacerbado la crisis humanitaria, en la que más de 21 millones de personas requieren ayuda humanitaria para satisfacer sus necesidades más perentorias.

Por todo ello, la entrega de esos barcos a Riad “supondría una clara violación del Derecho Internacional, incluidos el Tratado sobre el Comercio de Armas, la Ley 53/2007 sobre el control del comercio exterior de material de defensa y de doble uso, la Posición Común de la Unión Europea que define las normas que rigen el control de las exportaciones de tecnología y equipos militares y los Principios Reguladores de las Transferencias de Armas Convencionales adoptados por la OSCE”.

Vista de los astilleros de El Ferrol (noroeste de España).

 

Más allá del caso concreto de las cinco corbetas, los directores de las cuatro oenegés piden que se adopten medidas para “mejorar el control y la transparencia del comercio de armas para evitar su venta para cometer violaciones graves del Derecho Internacional”.

Entrega de corbetas a Arabia Saudí supondría una clara violación del Derecho Internacional, incluidos el Tratado sobre el Comercio de Armas, la Ley 53/2007 sobre el control del comercio exterior de material de defensa y de doble uso, la Posición Común de la Unión Europea que define las normas que rigen el control de las exportaciones de tecnología y equipos militares y los Principios Reguladores de las Transferencias de Armas Convencionales adoptados por la OSCE”, advierten los directores de las cuatro ONG.

La inminencia de la venta —“el mayor contrato de material de defensa que tienen a las puertas los astilleros públicos españoles”, según el diario La Voz de Galicia— se anunció el pasado día 15, tras meses de negociaciones y varias semanas de retraso en la firma.

Las corbetas, de tipo Avante 2.200, serían construidas entre los astilleros de la ría de El Ferrol (noroeste) y de la bahía de Cádiz (suroeste), y el contrato de venta incluye los sistemas de control de los buques, su mantenimiento y, además, la formación y el adiestramiento de las tripulaciones.

La mala situación financiera de Navantia llevó recientemente a la rama local del sindicato Comisiones Obreras a reclamar que la empresa redoblase sus esfuerzos para lograr nuevos contratos militares. La construcción de las corbetas, si se firma el contrato, ocuparía a más de 2000 personas durante varios años, tal como indica la prensa local.

Sin embargo, la agresiva política del Gobierno saudí, tanto con sus meses de bombardeos a Yemen como con sus esfuerzos por derrocar al legítimo Gobierno sirio apoyando a bandas armadas extremistas takfiríes, o su ocupación militar de Baréin en 2011, han multiplicado en Europa las voces a favor de distanciarse de Riad, en particular tras la ejecución del prominente sheij opositor chií Nimr Baqer al-Nimr, junto a otras 46 personas, el pasado 2 de enero.

El lunes de la semana pasada, los reyes de España cancelaron un viaje a Arabia Saudí, previsto para mediados del mes de febrero, alegando la problemática situación política interna española. Los partidarios de la venta esperaban que el desplazamiento al reino saudí permitiese sellar el contrato.

mla/ctl/nal

Comentarios