• El portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Jeffrey Rathke.
Publicada: jueves, 9 de abril de 2015 23:46

El Departamento norteamericano de Estado reaccionó el jueves a la postura iraní sobre la supresión en bloque de las restricciones impuestas a su economía, afirmando que las llamadas ‘sanciones’ serán “suspendidas o aliviadas” por etapas tras un proceso de verificación.

El proceso de suspensión o alivio de las sanciones sólo empezará después de que Irán haya completado sus pasos nucleares principales y de que el tiempo de ruptura se haya incrementado al menos a un año”.

El proceso de suspensión o alivio de las sanciones sólo empezará después de que Irán haya completado sus pasos nucleares principales y de que el tiempo de ruptura se haya incrementado al menos a un año”, dijo el portavoz Jeffrey Rathke en la rueda de prensa diaria del Departamento.

Rathke respondía así a las respuestas de los periodistas estadounidenses, sorprendidos por la contradicción entre un documento publicado por la Casa Blanca a los 10 minutos de anunciar el presidente estadounidense Barack Obama el principio de acuerdo de Lausana y el mantenimiento de la postura iraní de no extender en fases, sometidas a los criterios occidentales, la supresión de las restricciones impuestas a Teherán.

El portavoz estadounidense reconoció que el documento difundido por la Casa Blanca no ha sido ratificado en ningún momento por Teherán. Las cinco páginas, bautizadas como “hoja de hechos” para fines propagandísticos después de su publicación, suscitan en Teherán la impresión de haber sido redactadas con anterioridad por los estadounidenses, separadamente del proceso de diálogo.

Aun así, Rathke reiteró que su Gobierno no tiene intención de “negociar en público” con las autoridades iraníes.

El alto negociador persa, Seyed Abás Araqchi, declaró el jueves durante el Día Nacional de la Tecnología Nuclear en Irán, que el contenido del consenso de Lausana ha sido explicado con profusión en las entrevistas del canciller persa, Mohamad Yavad Zarif, con la prensa y las de él mismo.

El vicecanciller iraní, Seyed Abás Araqchi, en una reciente reunión con el director de la Agencia Internacional de la Energía Atómica, Yukiya Amano

 

El presidente iraní, Hasan Rohani, reiteró también en la misma jornada que Teherán no firmará ningún acuerdo si las restricciones económicas promovidas contra Irán no son anuladas en bloque, el mismo día en que dicho acuerdo entre en vigor.

La condición iraní, destinada a neutralizar una previsible estrategia occidental de sucesivas posposiciones y exigencias adicionales injustificadas, es fruto de las advertencias del Líder de la Revolución Islámica, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, quien volvió a avisar el jueves de la falta de crédito de los occidentales, dada la prolongada experiencia de sus incumplimientos.

El Líder de la Revolución Islámica, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, durante su discurso en Teherán, con ocasión del Día Nacional de la Tecnología Nuclear

 

El bloque occidental ha promovido una serie de restricciones a la economía y la Diplomacia iraníes, basándose en acusaciones jamás probadas, de que el programa de energía nuclear iraní persigue fines bélicos.

Las acusaciones les sirven además para eludir su obligación legal de contribuir al desarrollo del programa de energía nuclear iraní con su colaboración activa, como exige el Tratado de No Proliferación de armas nucleares (TNP), firmado por Teherán en 1968.

mla/ybm/kaa

Comentarios