• El filósofo Roger Scruton, expresidente de una comisión gubernamental para la construcción de viviendas de mejor calidad en el Gobierno británico.
Publicada: jueves, 11 de abril de 2019 0:23

El Gobierno británico ha despedido a un asesor destacado por sus comentarios que, según el Partido Laborista, “invocan el lenguaje de los supremacistas blancos”.

“El profesor Roger Scruton fue destituido como presidente de la Comisión Building Better, Building Beautiful (una comisión gubernamental para la construcción de viviendas de mejor calidad), con efecto inmediato, tras sus inaceptables comentarios”, ha informado este miércoles un portavoz del Gobierno británico, según recoge el diario local The Independent.

Scruton fue cesado de sus funciones unas horas antes de que saliera a la luz una entrevista que le concedió a New Statesman, donde consideró la islamofobia una propaganda inventada por el movimiento de los Hermanos Musulmanes (HHMM) para detener la discusión de un tema importante.

Además, defendió al primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, insistiendo en que era una “tontería” acusarle de islamófobo. Orbán se había referido previamente a los refugiados que vienen a Europa para escapar de la guerra y la pobreza en Oriente Medio como “invasores musulmanes”.

Estos comentarios de Roger Scruton son despreciables e invocan el lenguaje de los supremacistas blancos”, así critica la parlamentaria británica Dawn Butler las afirmaciones islamófobas de Scruton, un asesor del Gobierno del Reino Unido.

 

Scruton respaldó también otros pronunciamientos de Orbán, como el caso del magnate estadounidense-húngaro George Soros, a quien el premier húngaro acusó de controlar “un imperio” en Hungría para promover los intereses de los judíos de todo el mundo.

En concatenación con estas declaraciones, que, según The Independent, constituyen “una gran vergüenza para el Gobierno” del Reino Unido, el filósofo consideró también a los chinos unos “robots” creados por el Gobierno del gigante asiático.

Todas estas exégesis han provocado el rechazo del Partido Laborista, que ha reclamado la dimisión de Scruton arguyendo que su lenguaje está instigando al odio contra los musulmanes.

“Estos comentarios de Roger Scruton son despreciables e invocan el lenguaje de los supremacistas blancos”, ha criticado la parlamentaria laborista Dawn Butler, para luego tildar de “extremadamente peligroso” hablar así unas semanas después del “devastador” ataque terrorista contra dos mezquitas en la ciudad de Christchurch, en la isla Sur de Nueva Zelanda.

Las afirmaciones de Scruton sobre la islamofobia se producen en medio de una clara escalada de crímenes de odio contra los musulmanes en el Reino Unido y otros países occidentales.

bhr/anz/fdd/rba

Comentarios