• Una familia musulmana en el área de Finsbury Park, en Londres, capital británica, 20 de junio de 2017.
Publicada: domingo, 22 de julio de 2018 15:26

Una organización de caridad anuncia que en el Reino Unido se ha registrado un número record de ataques islamófobos y abusos contra musulmanes en 2017.

La organización Tell Mama UK con sede en Londres (capital británica), que monitorea las actividades antimusulmanas en el Reino Unido, anunció el sábado en un informe anual que entre 1201 informes verificados el año pasado, se ha registrado un aumento del 26 por ciento de los ataques islamófobos, el número más alto desde que el grupo comenzó a registrar los incidentes de este tipo.

Según el documento, de las víctimas, seis de cada diez eran mujeres y de los perpetrados ocho de cada diez eran hombres, la mayoría de ellos tenían entre 13 y 18 años.

“Estamos extremadamente preocupados por una generación más joven, principalmente jóvenes y hombres que se vuelven más agresivos en su ataque contra los musulmanes”, dijo Iman Atta, la directora de Tell Mama UK.

Estamos extremadamente preocupados por una generación más joven, principalmente jóvenes y hombres que se vuelven más agresivos en su ataque contra los musulmanes”, dijo Iman Atta, la directora de Tell Mama UK, que monitorea las actividades antimusulmanas en el Reino Unido.

Centrándose en la tendencia hacia los incidentes físicos, el grupo de monitoreo también dijo que ha habido un cambio marcado hacia incidentes como “ataques físicos, comportamiento amenazante y abuso en general”.

Conforme al informe de Tell Mama UK, el vandalismo reemplazó la conducta amenazante como la tercera categoría más común de incidentes de odio antimusulmán en 2017, con un aumento del 56 por ciento en comparación con 2016.

En este mismo contexto, la activista británica Akeela Ahmed calificó de “impactante” el aumento de los crímenes de odio. Asimismo, señaló que parte del aumento sin dudas se debe a un incremento de los informes de incidentes ya que, agregó, la mayoría de las personas, especialmente las mujeres musulmanes, son reacias a denunciar la islamofobia.

En recientes años, tanto la comunidad musulmana como los activistas británicos han advertido sobre el aumento de la islamofobia en la sociedad y culpan al Gobierno de Londres por sus políticas, ya que, a su juicio, promueven este tipo de comportamientos, por no atender el asunto seriamente o castigar apropiadamente a los responsables de tales hechos.

ftn/lvs/mjs/rba