• El secretario de Estado británico de Seguridad, Ben Wallace, en una imagen de archivo (Foto: Global Look Press).
Publicada: jueves, 6 de septiembre de 2018 13:43

El Reino Unido acusa al presidente ruso, Vladímir Putin, de ser responsable “en última instancia” del envenenamiento del ex agente doble Serguéi Skripal.

“En última instancia, (Putin) lo es (responsable), en la medida en que preside la Federación Rusa y es su Gobierno el que controla, financia y dirige la inteligencia militar, el GRU, a través de su Ministerio de Defensa”, ha dicho este jueves el secretario de Estado británico de Seguridad, Ben Wallace.

El dignatario ha lanzado esta acusación contra Putin y el GRU (acrónimo del ruso de Departamento Central de Inteligencia) en una entrevista con la cadena BBC Radio, al día siguiente de emitir Londres una orden europea de detención de dos rusos a los que considera presuntos autores del ataque a Skripal y su hija Yulia en marzo en el sur de Inglaterra.

En respuesta a las alegaciones británicas, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha manifestado el rechazo del Gobierno ruso: “Rusia no tuvo ni tiene nada que ver con los eventos en Salisbury. Rusia no está involucrada de ninguna manera”, ha recalcado el vocero en Moscú (capital rusa).

Si el Reino Unido desea que Moscú atienda a sus requerimientos a propósito de los dos imputados, ha añadido Peskov, hace falta que realice una solicitud oficial concreta en ese sentido. “Esa es la práctica común, ¿entienden ustedes?”, ha insistido el funcionario ruso ante la prensa, antes de recordar ofertas precedentes de colaboración del país euroasiático.

“Desde el principio del todo, la parte rusa ha ofrecido cooperación para investigar el incidente. El Reino Unido la rechazó. Tenemos que recibir una solicitud para emprender cualquier acción en esa dirección”, ha repetido Peskov.

En última instancia, (el presidente de Rusia Vladímir Putin) es (responsable del envenenamiento del ex agente doble Serguéi Skripal y su hija Yulia), en la medida en que preside la Federación Rusa y es su Gobierno el que controla, financia y  dirige la inteligencia militar, el  GRU (acrónimo del ruso de Departamento Central de Inteligencia), a través de su Ministerio de Defensa”, ha dicho el secretario de Estado británico de Seguridad, Ben Wallace.

 

Las tensiones entre Rusia y las potencias occidentales se habían reactivado ya la semana pasada, al entrar en vigor sanciones de Washington a Rusia, dirigidas principalmente contra el comercio de armas y la actividad crediticia de Moscú. El Kremlin denunció un atentado contra el mecanismo internacional de no proliferación y control de armas, en particular químicas.

El momento más tenso por el caso Skripal fue en abril, con la expulsión de más de 150 diplomáticos rusos de países occidentales. En esta ocasión, la nueva escalada coincide con presiones y amenazas occidentales a Rusia, Siria y Turquía para evitar la recuperación por Damasco de la provincia septentrional de Idlib, último gran baluarte en Siria de grupos armados y terroristas respaldados desde el extranjero.

mla/ktg/aaf/hnb

Comentarios