• De dcha. a izq.: El presidente de EE.UU., Donald Trump, el rey Salman y el presidente de Egipto, Abdel Fatah al-Sisi, 21 de mayo de 2017. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 6 de octubre de 2018 11:21
Actualizada: domingo, 7 de octubre de 2018 3:32

El Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) dice que Riad, tras ser humillado por Trump, debe entender que EE.UU. no respeta ni a sus aliados.

El vicepresidente del Consejo Ejecutivo de Hezbolá, Ali Damush, se refirió el viernes a los insultos del presidente de EE.UU., Donald Trump, e instó a Riad a conocer la realidad de su aliado.

“Es el tiempo que Arabia salga ya del espejismo de alucinaciones fabricado por EE.UU. (…) Miren los crímenes de EE.UU., Israel y sus aliados en Yemen, Palestina, Siria, Libia, entre otros, estos déspotas ignorantes ni respetan a sus propios aliados”, indicó Damush, después de que Trump indicara que el rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud, no duraría “ni dos semanas” en el poder sin el apoyo militar de Washington.

Trump, subrayó el funcionario de Hezbolá, ha usado “la peor jerga” y “la peor forma” para saquear a Arabia Saudí, rica en petróleo, ante “el silencio total” de Riad, una medida que, según Damush, muestra la debilidad de la monarquía que se ha sometido a la humillación a cambio de “una falsa protección” de Washington.

Es el tiempo que Arabia salga ya del espejismo de alucinaciones fabricado por EE.UU. (…) Miren los crímenes de EE.UU., Israel y sus aliados en Yemen, Palestina, Siria, Libia, entre otros, estos déspotas ignorantes ni respetan a sus propios aliados”, indicó el vicepresidente del Consejo Ejecutivo del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), Ali Damush.

 

Damush señaló que los Al Saud ya deben entender que el poder y la influencia en la región están vinculados con el inicio de las negociaciones y la cooperación con los países de la región como Irán y Siria, no de confiar en EE.UU, y el régimen de Israel o apoyar a los grupos terroristas.

Pese a las declaraciones del inquilino de la Casa Blanca, el príncipe heredero de Arabia Saudí, Muhamad bin Salman, indicó el miércoles a la revista estadounidense Bloomberg que a él le “encanta trabajar con Trump”, y al mismo tiempo descartó que Riad “pague” a EE.UU. para que garantice la “seguridad” del reino. 

Trump, que ha llegado a catalogar a Riad de “vaca lechera” y asegurar que abandonará a Arabia Saudí cuando se acabe su riqueza petrolera, ha sacado millones de dólares al rey saudí. En mayo de 2017, ambos países suscribieron acuerdos militares por un valor de 110 mil millones de dólares, considerados la mayor venta militar de EE.UU. al reino árabe.

Según los informes, uno de estos acuerdos preveía que 150 helicópteros militares estadounidenses Black Hawk sean ensamblados en Arabia Saudí. 

ask/ktg/mtk/hnb

Comentarios