• El papa Francisco a su llegada a la Basílica-Catedral de San Pedro y Paulo, en Filadelfia, en el estado de Pensilvania, 26 de septiembre del 2015.
Publicada: domingo, 27 de septiembre de 2015 16:26

El papa Francisco, se ha reunido este domingo con un grupo de víctimas de la pedofilia cometida por sacerdotes de la Iglesia Católica, y ha asegurado que todos los responsables de estos crímenes deberán "rendir cuenta".

"Los crímenes contra menores no pueden ser mantenidos en secreto por más tiempo. Me comprometo a la celosa vigilancia de la Iglesia para proteger a los menores y prometo que todos los responsables rendirán cuenta", ha afirmado Francisco en una reunión con obispos estadounidenses.

Los crímenes contra menores no pueden ser mantenidos en secreto por más tiempo. Me comprometo a la celosa vigilancia de la Iglesia para proteger a los menores y prometo que todos los responsables rendirán cuenta", ha dicho el papa Francisco.

La ciudad en la que ha pronunciado estas palabras, Filadelfia (este de EE.UU.), fue una de las más afectadas del país por este tipo de escándalo en los años 1980. 

Poco antes de pronunciar estas palabras en el último día de su gira por Estados Unidos, el papa afirmó haberse reunido con tres mujeres y dos hombres víctimas de actos pedófilos cometidos por sacerdotes, educadores y miembros de sus familias, similar a lo que hizo su predecesor, Benedicto XVI, en la ciudad estadounidense de Boston en el año 2008.

En otra parte de su discurso, el sumo pontífice de nacionalidad argentina ha admitido sentir "la vergüenza por personas que tenían a su cuidado a esos pequeños a quienes les causaron graves daños".

En los últimos años, la Iglesia católica ha visto seriamente dañada su imagen por diversos escándalos relacionados con casos de pederastia; delito que la mayoría de las veces ha quedado oculto bajo el silencio de los arzobispos locales y el propio Vaticano, y que ha provocado la pérdida de la confianza del pueblo en esta institución.

Escándalos de este tipo han obligado al Vaticano a reconocer en reiteradas ocasiones la gravedad de la situación y admitir ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que no hay excusas para los pederastas.

El papa Francisco durante una sesión de oración con más de 400 prelados en la catedral de San Mateo Apóstol en Washington D.C, 23 de septiembre.

 

Un informe presentado por expertos en seguros en una conferencia en el Vaticano en el 2012, mostró que hasta 100.000 niños estadounidenses han sido víctimas de abusos de sacerdotes. El pasado mes de mayo, se dio a conocer una serie archivos de abusos sexuales por parte de la Iglesia católica en Los Ángeles (estado de California), en el suroeste de este mismo país.

La Iglesia católica de EE.UU., gastó unos 120 millones de dólares en apoyo a las víctimas de abusos sexuales cometidos por clérigos y 30 millones en campañas para la prevención de la pedofilia entre junio del 2013 y junio del 2014.

Esta no es la primera vez a lo largo de su viaje que el pontífice habla de estos hechos, aunque sí la primera que lo hace de manera menos discreta; en otro de sus discursos de esta gira, se mostró solidario con el “dolor” de los sacerdotes por la vergüenza del escándalo público. Esto causó diversas críticas, algunas incluso de la Iglesia, que decían que no se refirió con profundidad al dolor de las víctimas.

En junio, el Papa ordenó la creación sin precedentes de un tribunal que permita juzgar a los obispos que cometan delitos de abuso de poder, entre ellos aquellos en contra de menores y personas frágiles.

snr/ktg/mrk

Comentarios