• Un barco del Ejército Popular de Liberación de China en el mar de la China Meridional, 2 de mayo de 2019. (Foto: Reuters)
Publicada: domingo, 19 de abril de 2020 5:22

Pekín reivindica sus derechos soberanos en el mar de la China Meridional y rechaza acusaciones de EE.UU. sobre actividades provocativas en esas aguas.

Según informes, un barco de investigación del Gobierno chino “estaba marcando” el viernes un buque de exploración de la compañía petrolera estatal de Malasia, Petronas, en las aguas en disputa en el mar de la China Meridional. Poco después, la Cancillería del gigante asiático reaccionaba aseverando que el barco se encontraba realizando actividades normales.

Pese al rechazo de Pekín, el Departamento de Estado de Estados Unidos denunció el sábado que China, “debería cesar su comportamiento de intimidación y abstenerse de participar en este tipo de actividad provocativa y desestabilizadora”.

Asimismo, expresó que Washington “está preocupado por los informes de las repetidas acciones provocativas de China dirigidas al desarrollo de petróleo y gas en alta mar de otros Estados demandantes”.

 

Ante la controversia, Dennis Etler, exprofesor de Antropología en el Colegio Cabrillo en Aptos, California (EE.UU.), indicó que China no está haciendo nada que no haya hecho en el pasado: protegiendo lo que considera sus derechos soberanos en el mar de la China Meridional.

También destacó que una vez que Estados Unidos reconozca los intereses estratégicos de China en la región, cualquier conflicto que exista será resuelto de manera equitativa por las partes.

“Es, además, Estados Unidos el que tiene una historia de diplomacia de cañoneras, guerra, invasión y ocupación en todo el sudeste de Asia. ¿Se ha olvidado que Estados Unidos heredó el proyecto colonial francés en Vietnam, el proyecto colonial británico en Hong Kong y Malasia, el proyecto colonial holandés en Indonesia (…)?”, ironizó Elter.

EE.UU., que acusa a China de provocar tensiones en la región, justifica sus frecuentes operaciones en el mismo mar, bajo la premisa de garantizar la navegación en aguas internacionales, sin embargo, Pekín denuncia estos movimientos norteamericanos como provocaciones y violaciones a su soberanía sobre la mayor parte de esas disputadas aguas que reclama.

nlr/ctl/ask/msf