• El presidente de EE.UU., Donald Trump (izda.) y el premier israelí, Benjamín Netanyahu, Al-Quds (Jerusalén), 23 de mayo de 2017.
Publicada: sábado, 11 de abril de 2020 8:10

En medio de la severa escasez de equipos médicos vitales en EE.UU. ante el COVID-19, Washington robó mascarillas a sus socios europeos para enviarlas a Israel.

El diario en árabe Al-Quds Al-Arabi, con sede en el Reino Unido, reveló el jueves el envío de más de un millón de mascarillas quirúrgicas por Estados Unidos al régimen de Israel para enfrentar el brote del nuevo coronavirus, denominado como COVID-19.

La revelación causó un nuevo escándalo para el Gobierno estadounidense, a quien varios Gobiernos europeos, como Alemania y Francia, acusan de piratería y confiscación ilegal de miles de mascarillas que habían comprado en medio de la expansión de la pandemia en sus respectivos países.

Pues mientras los hospitales de EE.UU. carecen de todo para enfrentar al letal virus, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha robado mascarillas a sus socios europeos para entregárselas a su mejor aliado; es decir el régimen de Israel.

Mientras nuestro personal médico debería usar mascarillas usadas y hechas a mano, Trump regala un millón de mascarillas al ejército de Israel para que pueda seguir con sus actos de ocupación”, denunció el viernes Ariel Gold, directora de la oenegé CODEPINK, en declaraciones a la agencia iraní de noticias IRNA.

 

Gold recordó que el rotativo israelí The Jerusalem Post publicó inicialmente la noticia sobre el envío de mascarillas por el Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) a Israel, pero luego modificó el titular cambiando a EE.UU. con China para evitar críticas a Washington.

El brote del nuevo coronavirus ha aumentado las demandas mundiales de mascarillas, al igual que de otros equipos de protección personal como guantes y desinfectantes, que ya son escasos en diferentes países desarrollados como Estados Unidos y países europeos.

El caso ha provocado grandes tensiones, arrojando a la luz el egoísmo, unilateralismo y hostilidades de Washington, que ha tomado diferentes medidas polémicas causando una ola de condenas.

La pandemia sigue propagándose en el mundo, y hasta el momento ha infectado a más de 1,6 millones de personas, la mayoría en Estados Unidos, con más de 500 000 casos diagnosticados.

mnz/ktg/tqi/hnb