• El senador demócrata Adam Schiff (c) llega al Senado para el inicio del juicio político contra el presidente Donald Trump, 21 de enero de 2020.
Publicada: martes, 21 de enero de 2020 18:55
Actualizada: miércoles, 22 de enero de 2020 1:37

El senador Adam Schiff critica las reglas del ‘impeachment’ contra Trump establecidas por republicanos y les acusa de tratar de ocultar la verdad al pueblo.

“Este no es el proceso para que haya un juicio justo. Este es el proceso para un juicio amañado. Este es el proceso si uno no quiere que el pueblo estadounidense vea la evidencia", ha dicho este martes el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes de EE.UU., el demócrata Adam Schiff, a cargo del proceso del juicio político (impeachment) contra el presidente Donald Trump.

Schiff, quien lideró la investigación previa a la apertura del juicio político, ha denunciado la resolución publicada el lunes por el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, que proponía una serie de normas del proceso del impeachment contra Trump.

La resolución, que será debatida este martes, propone que tanto los gerentes de impeachment de la Cámara de Representantes como el equipo legal del presidente dispongan de 24 horas divididas en dos días para sus argumentos iniciales.

Schiff —uno de los siete gerentes avalados por la Cámara de Representantes para desempeñarse como fiscal en el procedimiento contra Trump— ha criticado a McConnell por “no haber consultado en absoluto” con el senador Chuck Schumer, líder de la minoría demócrata en el Senado, sobre la resolución.

 

El senador demócrata, del mismo modo, ha pedido a McConnell que no haga que el Senado sea culpable de trabajar con Trump “para evitar que la verdad salga a la luz”.

Por su parte, Schumer ha tachado las reglas del Senado de “completamente partidistas” y ha acusado a McConnell de permitir que la Casa Blanca básicamente las escribiera.

Se espera que en menos de una hora arranque formalmente en el Senado estadounidense el juicio contra Trump, acusado por legisladores demócratas de abuso de poder y de obstrucción al Congreso.

Efectivamente, el pasado 24 de septiembre, la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, anunció el inicio de una investigación para abrir un juicio político que tiene como fin destituir a Trump bajo la sospecha de que pudo presionar en una conversación telefónica a su homólogo ucraniano, Volodímir Zelenski, para que investigara a su rival político, Joe Biden, a quien podría acabar enfrentándose en las presidenciales de 2020.

Se requiere una mayoría de dos tercios, 67 senadores, para remover a Trump. Los demócratas sólo tienen 47 senadores, por lo que tendrían que convencer a 20 senadores republicanos.

Se trata de una hipótesis poco probable, sin embargo, sea cual sea el resultado del proceso de su destitución, los demócratas han logrado salirse con la suya al incluir a Trump en la lista de los mandatarios sometidos a un juicio político que hasta ahora solo han sido dos: Andrew Johnson, en 1868; y Bill Clinton, en 1998.

tqi/lvs/tmv/rba

Comentarios