• El edificio del Departamento del Tesoro de EE.UU. en Washington.
Publicada: martes, 16 de octubre de 2018 16:59
Actualizada: miércoles, 17 de octubre de 2018 19:19

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos anuncia nuevas sanciones contra varios bancos y empresas iraníes, bajo la acusación de apoyar al terrorismo.

EE.UU. ha impuesto sanciones financieras este martes a 22 corporaciones y bancos, a los que el Departamento del Tesoro ha descrito como una red de negocios que brinda apoyo financiero a la Fuerza de Resistencia Popular de Irán (Basich).

Entre los sancionados se encuentran los bancos Mellat, Mehr Eqtesad, Parsian y Sina, además de la Compañía de Fabricación de Tractores de Irán (ITMCO, por sus siglas en inglés) —identificada como la firma de tractores más grande de Oriente Medio y África del Norte—, la Acería Mobarakeh de Isfahán —la mayor compañía productora de acero en la región—, así como el fabricante de automóviles Bahman Group.

El secretario estadounidense del Tesoro, Steven Mnuchin, ha acusado a las empresas de ser cómplices de las medidas adoptadas por la Fuerza de Resistencia de Basich, que EE.UU. vincula con el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), al cual acusa también de “financiar el terrorismo y otras actividades malignas”.

 

La red de negocios es responsable de brindar servicios de bienestar social, incluyendo viviendas y apoyo financiero a Basich, alega el Departamento estadounidense del Tesoro.

En octubre de 2017, el Departamento del Tesoro de EE.UU. incluyó el nombre del CGRI en su lista negra y le impuso sanciones por el programa de misiles y el apoyo de Teherán a los movimientos de resistencia islámica de Palestina (HAMAS) y de El Líbano (Hezbolá), calificados de terroristas por EE.UU.

Por otra parte, esta unidad militar iraní es blanco de la ira de Washington por las actividades que lleva a cabo, en concreto en Siria, en donde ayuda al Gobierno de Damasco en su lucha antiterrorista.

Las autoridades iraníes habían advertido de que si se pasa a considerar al CGRI una organización terrorista, ello se traduciría en “una declaración de guerra” y, en represalia, Irán también declararía terrorista al Ejército estadounidense.

tmv/anz/rba