• Imagen de un fragmento del mapa de Cuba usado por la Casa Blanca durante la Crisis de los Misiles y ahora salido a subasta, 27 de octubre de 1962.
Publicada: domingo, 8 de abril de 2018 0:39
Actualizada: domingo, 8 de abril de 2018 23:33

Sale a subasta en Estados Unidos el mapa de Cuba usado por la Administración del presidente John Kennedy (1961-1963) cuando estuvo a punto de desencadenar una catastrófica guerra nuclear atacando posiciones en la isla de la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

“(Kennedy) estuvo escrutando minuciosamente este mapa antes de decidir aplazar el ataque”, explica el sábado en su portal la casa de subastas RR Auction, citando al secretario de Defensa de la época, Robert McNamara, que lo recibió una vez pasada la crisis del inquilino de la Casa Blanca, que lo llamaba “el mapa de la victoria”.

Con fecha del 27 de octubre de 1962 y dimensiones de 140x53 cm, la carta muestra una serie de instalaciones militares soviéticas, incluidas bases de cazas y cazabombarderos MiG, almacenes de misiles tierra-aire, de crucero y nucleares, y amarraderos de barcos lanzamisiles de clase Komar situados por toda Cuba, de San Antonio de los Baños (noroeste) a Banes (noreste).

Ese día, conocido como Sábado Negro, es considerado por muchos estudiosos el más peligroso de la historia hasta hoy, por ser el punto álgido de la Crisis de los Misiles ocurrida entre Washington, Moscú y La Habana. El Estado Mayor Conjunto de EE.UU. declaró entonces la situación de emergencia Defcon 2, la inmediatamente inferior a la más grave posible, jamás activada.

En la escalada de tensiones que siguió al fracaso estadounidense de la bahía de Cochinos y el despliegue militar del Kremlin en Cuba, ese mismo año, el 27 de octubre la defensa antiaérea soviética en la isla derribó un avión espía U-2, llevando a los norteamericanos a soltar cargas de profundidad sobre un submarino de la URSS armado con un torpedo atómico.

(El presidente estadounidense John Kennedy) estuvo escrutando minuciosamente este mapa antes de decidir aplazar el ataque (a las posiciones soviéticas en Cuba)”, explica la casa de subastas de EE.UU. RR Auction.

 

El desastre se evitó, según la historia comúnmente aceptada, al oponerse uno de los tres oficiales a bordo del submarino a lanzar el torpedo, como indicaba el protocolo previsto para esa eventualidad. Paralelamente hubo escaramuzas aéreas en la isla de Wrangel (noreste de la URSS) y en el mar de Bering, entre Siberia y Alaska (noroeste de EE.UU.).

A lo largo del día, Kennedy tuvo tres reuniones con sus consejeros, en las que el Estado Mayor requirió la orden de atacar las posiciones soviéticas en Cuba señaladas en el mapa. Paralelamente había constantes negociaciones secretas entre Washington y Moscú, en las que el presidente del Consejo de Ministros soviético, Nikita Jruschov, ofreció replegarse a cambio de garantías de que no se invadiría Cuba.

La crisis se cerró el 20 de noviembre de 1962, al terminar de retirarse los últimos misiles soviéticos de la isla caribeña. Unos meses más tarde, el Ejército estadounidense se llevaba los misiles atómicos Júpiter que tenía desplegados en Turquía. El “mapa de la victoria” ha alcanzado en el momento de redactarse esta noticia el precio de 24.655 dólares.

mla/ncl/bhr/mkh

Comentarios