• El director de la Inteligencia Nacional de Estados Unidos, James Clapper, encabeza una nueva investigación sobre el presunto papel de Rusia en las elecciones presidenciales de EE.UU.
Publicada: lunes, 5 de septiembre de 2016 17:09
Actualizada: martes, 6 de septiembre de 2016 7:51

EE.UU. está investigando una presunta ‘amplia operación encubierta’ de Rusia para interrumpir las elecciones presidenciales del próximo 8 de noviembre.

Agencias de Inteligencia y de seguridad de EE.UU están investigando lo que ven como una amplia operación encubierta rusa en Estados Unidos para sembrar la desconfianza pública en las próximas elecciones presidenciales”, ha informado este lunes el rotativo local The Washington Post, citado a fuentes de Inteligencia y del Congreso de EE.UU.

Asimismo, ha apuntado que el objetivo de esta investigación es entender el “alcance y la intención” de lo que considera como una campaña rusa. Además, acusa a Moscú de cometer ciberataques para penetrar los sistemas utilizados en el proceso político del país norteamericano.

Agencias de Inteligencia y de seguridad de EE.UU están investigando lo que ven como una amplia operación encubierta rusa en Estados Unidos para sembrar la desconfianza pública en las próximas elecciones presidenciales”, informa The Washington Post.

La mencionada indagación está siendo conducida por James Clapper Jr., director de la Inteligencia Nacional de Estados Unidos, cuyo organismo, según The Washington Post, está muy preocupado por el hecho.

 

Sin embargo, un funcionario ha advertido al diario estadounidense que la comunidad de Inteligencia estadounidense no dice que tenga ya una "prueba definitiva" de la eventual interferencia o de los planes de Rusia.

El pasado julio, la página Wikileaks publicó más de 19.000 correos electrónicos del comité nacional del Partido Demócrata de EE.UU., en los que se observaba cómo se confabuló en el seno de este partido una campaña negativa contra el senador Bernie Sanders en las primarias y en favor de Hillary Clinton.

A raíz de esta filtración y a pesar de que la investigación del FBI (siglas en inglés del Buró Federal de Investigaciones) no se ha dado por concluida, una serie de militantes demócratas, incluido el presidente de EE.UU., Barack Obama, señalaron posibles vínculos entre los hackers y las autoridades rusas.

Al respecto, opinaron que el ataque podría tener como objetivo favorecer al candidato republicano a la Presidencia de EE.UU., Donald Trump. Sin embargo, Moscú ha rechazado en reiteradas ocasiones su implicación en ese asunto, y el presidente ruso, Vladimir Putin, aseveró el pasado viernes que su país nunca se ha ocupado de los ataques de hackeadores.

bhr/ctl/nal

Comentarios