• Vista de las instalaciones de almacenamiento en la terminal de exportación de petróleo recién inaugurada de Irán en la isla de Qeshm en el Golfo Pérsico.
Publicada: jueves, 10 de septiembre de 2020 21:37

Irán inaugura una nueva terminal de exportación de petróleo con instalaciones de almacenamiento y abastecimiento de combustible, pese a las sanciones de EE.UU.

El presidente iraní, Hasan Rohani, ha dicho este jueves que la terminal petrolera de Direstan, en la isla iraní de Qeshm, ubicada en el estrecho de Ormuz, aumentará significativamente la capacidad de exportación de Irán, al tiempo que ampliará el abastecimiento de combustible para los buques en la región.

Hoy se abre una zona importante para las exportaciones de productos petrolíferos en Qeshm, donde los barcos podrán atracar para abastecerse de combustible”, ha expresado Rohani durante la inauguración, vía telemática, de la nueva terminal de exportación de petróleo.

Un informe en el sitio web de la Zona Económica Libre de Qeshm destaca que Qeshm Oil Investment Company ha gastado unos 150 millones de euros para poner en marcha la nueva terminal petrolera.

La instalación tendrá una capacidad de almacenamiento final de 6,5 millones de barriles de crudo y condensados por día (bpd) ​​una vez que se lance la segunda y última fase del proyecto a principios de 2021, agrega el reporte.

 

Direstan tiene actualmente seis tanques de almacenamiento que están conectados a una refinería cercana a través de un ducto de 22 kilómetros, ha explicado Rohani.

Las autoridades dijeron que existe la posibilidad de conectar las instalaciones de almacenamiento en la terminal a dos refinerías principales iraníes en la provincia más amplia de Hormozgan, a saber, la Refinería Bandar Abás y la Refinería Persian Gulf Star, siendo esta última la refinería más grande del mundo que trabaja con condensados ​​de gas natural.

En total, este jueves, el mandatario persa ha inaugurado 58 proyectos de desarrollo con una inversión de 437 millones de euros en las zonas francas de Aras (noroeste), las islas Qeshm y Kish (sur) y las zonas económicas especiales de los aeropuertos de Payam (norte), Shiraz (en la provincia sureña de Fars), Sarajs (en la provincia oriental de Jorosán Razavi) y Yazd (centro).

Esto demuestra que las sanciones de EE.UU. para “paralizar la economía persa”no tienen efecto sobre las exportaciones de crudo iraní. Washington, de hecho, intenta aislar a Irán y reducir sus exportaciones petroleras a cero, además de presionar a otros países para que corten sus lazos con Teherán, empero, Irán, un país que posee grandes reservas naturales, ha asegurado que venderá su petróleo a quien quiera.

lvs/ncl/mjs