• Los cancilleres de Irán (izq.) y Rusia, Mohamad Yavad Zarif y Serguéi Lavrov, respectivamente, Moscú (capital rusa), 8 de mayo de 2019. (Foto: Reuters)
Publicada: martes, 28 de abril de 2020 13:58
Actualizada: martes, 28 de abril de 2020 14:23

Los cancilleres de Irán y Rusia rechazan el último plan de EE.UU. para presionar aún más a la República Islámica, tachándolo de “delirante” e “impracticable”.

Mohamad Yavad Zarif y Serguéi Lavrov han mantenido este martes una conversación telefónica en la que han abordado, entre otros temas, el desarrollo de la situación política en Afganistán y el último plan de EE.UU. para extender un embargo de armas a Teherán, respaldado por el acuerdo nuclear, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés).

El plan “delirante” de Washington para el acuerdo nuclear con Irán es “rechazado e impracticable”, así ha recogido el Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, en un comunicado, las declaraciones de Zarif y Lavrov.

El domingo, el diario estadounidense The New York Times (NYT) reportó que el secretario de Estado del país norteamericano, Mike Pompeo, “está preparando un expediente jurídico, conforme al cual, EE.UU. seguiría formando parte del acuerdo sobre el programa nuclear iraní”.

El rotativo describió el plan de Pompeo como una “compleja estrategia” para presionar al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) para que prolongue un embargo sobre la venta de armas a Teherán.

En reacción, Zarif escribió el lunes, en un mensaje de Twitter, que supone un “fracaso absoluto” el hecho de que EE.UU. se vea obligado a intentar volver al acuerdo nuclear del que se retiró en 2018.

 

Por su parte, un grupo de diplomáticos de las Naciones Unidas, citados esta misma jornada por la agencia británica de noticias Reuters, ha asegurado que a Washington no le resultará nada fácil extender el embargo de armas contra Irán, para luego señalar que sus esfuerzos serán cuestionados. Además, uno de esos políticos ha indicado que “el plan de EE.UU. nacerá muerto a su llegada”.

La nota, en concreto, plantea la alta probabilidad de que China y Rusia supongan todo un desafío para EE.UU., pues a este le resultará bastante difícil convencer a Pekín y Moscú, aliados de Teherán, de que apoyen su plan.

En este contexto, el representante permanente de Rusia ante las organizaciones internacionales presentes en Viena (Austria), Mijail Ulianov, ha denunciado las decisiones “poco constructivas” del Gobierno de EE.UU., presidido por Donald Trump, contra Irán.

Este plan “no tiene nada que ver con el hecho de que EE.UU. lleva fuera del acuerdo (nuclear) mucho tiempo y está tratando de romperlo. Eso es pesimista”, ha alertado Ulianov en un tuit publicado este martes.

Entretanto, varios analistas y figuras políticas han aseverado que la política de “máxima presión” de EE.UU. está condenada al fracaso, dada la resistencia de Irán.

“Ninguno de los intentos estadounidenses tiene éxito”, ha aducido, en declaraciones a la agencia rusa Sputnik, el politólogo ruso Andréi Koshkin, quien, subrayando “la bofetada” de Teherán a Washington tras el asesinato del teniente general Qasem Soleimani, ha asegurado que “Irán ya ha demostrado que está listo para contratacar a EE.UU.”.

tqi/anz/myd/rba