• El jefe del servicio de espionaje israelí (el Mossad), David Barnea.
Publicada: domingo, 4 de diciembre de 2022 9:45

Una fuente de seguridad iraní señala que servicios de espionaje israelíes están enojados por cómo Irán ha penetrado en el corazón de la cúpula política de Israel.

El mando castrense persa, que habló bajo condición de anonimato con la agencia local de noticias Tasnim, se burló de las afirmaciones del jefe del servicio de espionaje israelí (el Mossad), David Barnea, quien advirtió recientemente que Israel daría una respuesta dolorosa a la República Islámica en suelo iraní.

“Es natural que los sionistas se enojen cuando no pueden evitar que un miembro de su gabinete entregue [datos de] la inteligencia de su gobierno a Teherán o cuando los vídeos en línea de explosiones en Tel Aviv y Jerusalén ocupada [Al-Quds] se vuelven virales en las redes sociales de nuestros jóvenes”, dijo la fuente.

Señaló que el Mossad bien sabe quién delató a sus agentes en Malasia a mediados de noviembre y aseguró que las afirmaciones de Barnea se deben a las sucesivas derrotas de los servicios de espionaje israelíes ante la Inteligencia de Irán.

 

Recordó que los servicios de espionaje de Israel mataron en secreto últimamente a seis de sus agentes que colaboraban con Irán para cortar el acceso a los datos sensibles de Israel. “Recientemente, eliminaron a varios otros. Sin embargo, [la inteligencia israelí] no pudo detener el dominio de Irán ni averiguar quién y en qué nivel ha informado a Teherán de su complot para dividir el país persa. Este problema los ha confundido”, detalló.

La fuente subrayó que la República Islámica comprende el gran enojo que siente el jefe del Mossad, argumentando que el complot de Israel ya ha fallado, pero el juego de la República Islámica “acaba de comenzar”.

El Ministerio de Inteligencia y la Organización de Inteligencia del Cuerpo de Guardianes de Irán revelaron en octubre que la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de Estados Unid, junto con los servicios de espionaje de Israel, el Reino Unido y Arabia Saudí desempeñaron un papel clave en fomentar los disturbios en los últimos meses en Irán con el objetivo ulterior de desestabilizar y desintegrar el país.

Irán, sin embargo, ha frustrado el complot de enemigos, y prometido no permitir que los adversarios perturben la paz y la seguridad de la nación.

ftm/ctl/mkh