• Irán se declara listo para “cualquier escenario” en el Golfo Pérsico
Publicada: sábado, 21 de septiembre de 2019 8:18
Actualizada: sábado, 21 de septiembre de 2019 16:53

El Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán alerta que convertirá en “un campo de batalla” a cualquier país que ataque al país persa.

“Quien quiera que su territorio se convierta en el principal campo de batalla, adelante”, así ha indicado este sábado el comandante en jefe del CGRI, el general de división Hosein Salami, para después aclarar que “nunca permitiremos que la guerra alcance a las fronteras de Irán”.

Sus declaraciones se producen durante la inauguración de una exposición en el Museo de la Defensa Sagrada y la Revolución Islámica, en Teherán, la capital iraní, donde se ha presentado un archivo de aviones no tripulados (drones) estadounidenses y de otros países capturados dentro del territorio.

El comandante persa, además, ha destacado que el país está plenamente listo para “cualquier escenario” y ha advertido que una agresión contra Irán recibirá una respuesta aplastante y devastadora de las Fuerzas Armadas iraníes.

“Los enemigos se han quedado sin opción en el campo de batalla ya que Irán ha cerrado todos los caminos para la infiltración hostil. Nuestras fuerzas están preparadas con los ojos abiertos en las fronteras y no estamos preocupados por los enemigos, grandes o pequeños”, ha sostenido el general Salami.

LEER MÁS: General iraní: Los enemigos de Irán no estarán a salvo si nos atacan

Quien quiera que su territorio se convierta en el principal campo de batalla, adelante”, así ha indicado este sábado el comandante en jefe del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), el general de división Hosein Salami.

 

Salami, asimismo, ha elogiado el avance tecnológico y científico de la industria defensiva de Irán, enfatizando que estos logros se producen a pasar de las severas sanciones impuestas por EE.UU. y sus aliados occidentales.

Los comentarios del comandante persa se producen en momento en que la región sufre una escalada de tensión, especialmente después de que Washington culpara, sin prueba alguna, a Teherán de un ataque perpetrado el 14 de septiembre contra dos instalaciones petroleras en Arabia Saudí, reivindicado por las fuerzas armadas de Yemen.

La República Islámica niega cualquier vínculo con el incidente. El miércoles, el presidente iraní, Hasan Rohani, aseguró que el ataque a Aramco suponía una respuesta a las agresiones diarias que Arabia Saudí y sus aliados, entre ellos EE.UU. llevan a cabo en Yemen.

Ayer viernes, el Gobierno estadounidense anunció que enviará refuerzos militares a Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EAU) tras el reciente ataque de fuerzas yemeníes a la petrolera saudí; una media que aumentaría aún más la tensión en la región del Golfo Pérsico .

Las autoridades iraníes, no obstante, observaron en la amenaza de ataque de EE.UU. como una táctica de “guerra psicológica”, sin embargo, advirtieron de que la República Islámica “responderá de manera dura y recíproca” a cualquier acto militar de EE.UU. contra el país.

LEER MÁS: Poder defensivo de Irán neutraliza las amenazas militares de EEUU

myd/ktg/hnb

Comentarios