• Un sistema antiaéreo de fabricación iraní.
Publicada: miércoles, 28 de agosto de 2019 17:51
Actualizada: miércoles, 28 de agosto de 2019 23:26

El poder disuasivo de Irán hizo su trabajo cuando Trump desestimó atacar a Irán, tras el derribo de un dron de EE.UU. por Irán, opina un notable general persa.

“La decisión de Estados Unidos de detener a última hora su plan para atacarnos, tras el derribo del dron RQ-4 Global Hawk (…) se debe a nuestro poder de disuasión”, ha destacado este miércoles el jefe del Estado mayor de las Fuerzas Armadas de Irán, el general de división Mohamad Hosein Baqeri.

El alto mando militar persa ha ensalzado los avances militares de Irán y ha destacado que todos se han conseguido tras el triunfo de la Revolución Islámica en 1979. “Gracias a la Revolución Islámica nadie se atreve a atacar a nuestro país”, ha apostillado el general Baqeri.

El Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán anunció el pasado 20 de junio haber derribado una aeronave no tripulada (dron) espía estadounidense luego de que se adentrara en el espacio aéreo iraní en la provincia meridional de Hormozgan.        

La decisión de Estados Unidos de detener a última hora su plan para atacarnos, tras el derribo del dron RQ-4 Global Hawk (…) se debe a nuestro poder de disuasión”, ha destacado el jefe del Estado mayor de las Fuerzas Armadas de Irán, el general de división Mohamad Hosein Baqeri.

    

Un día después de abatir el aparato RQ-4 Global Hawk, la División Aeroespacial del CGRI mostró restos del mismo y refutó las afirmaciones de Washington, según las cuales, el dron “sobrevolaba aguas internacionales y no había violado el espacio aéreo iraní”.

LEER MÁS: Irán: No hay ninguna duda sobre dónde estaba el dron de EEUU

El dron espía fue derribado por el sistema antiaéreo ‘Tres de Jordad’, desarrollado por expertos iraníes y capaz de rastrear cuatro objetivos enemigos y destruirlos con ocho misiles al mismo tiempo.

Tras la caída del avión no tripulado, el presidente de EE.UU., Donald Trump, ordenó un ataque contra distintos objetivos iraníes, sin embargo, un poco más tarde, lo suspendió por considerarlo “desproporcionado”, según el diario The New York Times.

Las autoridades iraníes, a su vez, observaron en la amenaza de ataque y súbita retirada de Trump contra Teherán una táctica de “guerra psicológica”, sin embargo, advirtieron de que Irán “responderá de manera dura y recíproca” a cualquier acto militar de EE.UU. contra el país persa.

ftm/ncl/rba

Comentarios