• Un cometa fragmentado arrasó un asentamiento humano primitivo.
Publicada: lunes, 9 de marzo de 2020 16:53
Actualizada: lunes, 9 de marzo de 2020 22:28

Vidrio fundido entre el material arqueológico recuperado de un asentamiento de hace 12 800 años en actual Siria acredita que fue arrasado por un impacto cósmico.

Antes de que la presa de Taqba embalsará el río Eufrates en el norte de Siria en la década de 1970, un sitio arqueológico llamado Abu Hureyra fue testigo del momento en que los antiguos pueblos nómadas se establecieron por primera vez y comenzaron a cultivar. Un gran montículo marca el asentamiento, que ahora se encuentra bajo el lago Assad.

Unos estudios del año pasado daban la idea de que hace 12 800 años, un gran cometa se estrelló contra la Tierra y tras explotar en la atmósfera, sus fragmentos se dispersaron y hasta ahora se han encontrado ya una docena de lugares de impacto de varios cometas.

Este cometa incendió, de un solo golpe, cerca del 10 % de la superficie del planeta, y fue el responsable directo de un drástico enfriamiento del clima, conocido como Younger Days, que provocó la extinción de la megafauna del Pleistoceno en todo el mundo. Pero este comenta, también cayó directamente sobre el citado asentamiento agrícola en el norte de Siria, según un recién estudio de un equipo de investigadores de la Universidad de California en Santa Bárbara.

Las evidencias del impacto del cometa se observan alrededor del área de impacto gracias a la composición química de los restos. (Foto: Universidad de California)

 

Entre los materiales de construcción de este sitio, los arqueólogos han encontrado vidrio fundido, algo que solo se forma a temperaturas extraordinariamente elevadas, según un artículo publicado en la revista Nature Scientific Reports.

Además, según los autores del estudio, el gran cometa fue fragmentado, ya que este tipo de materiales de vidrio se han llegado a encontrar dispersos en más de 14 000 kilómetros en los hemisferios Norte y Sur. “Un solo impacto importante de asteroide no habría causado materiales tan dispersos como los descubiertos en Abu Hureyra”, dijo James Kennett, profesor emérito de geología de la Universidad de California.

ftn/lvs/mjs

Comentarios