• Surcoreanos se manifiestan frente a la embajada de EE.UU. en Seúl, la capital, 13 de diciembre de 2019.
Publicada: viernes, 13 de diciembre de 2019 22:59
Actualizada: sábado, 14 de diciembre de 2019 2:52

Manifestantes surcoreanos salen a las calles en protesta por exigencias de Washington y destruyen imágenes del embajador de EE.UU. en su país, Harry Harris.

Los manifestantes enojados por las demandas de Washington de que Corea del Sur pague más por la defensa han destruido este viernes imágenes de Harris frente a la embajada de Estados Unidos en Seúl, la capital.

De hecho, el embajador estadounidense se ha convertido en un pararrayos político para los surcoreanos por el impulso del inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, para que Seúl pague miles de millones de dólares más para mantener a los 28 500 soldados norteamericanos desplegados en el país asiático, tal y como indica la agencia británica de noticias Reuters.

LEER MÁS: Trump: Seúl es muy rico y pagará más por protección militar de EEUU

“¡Harris fuera!”, “¡No somos una colonia estadounidense!”, “¡No somos un cajero automático!”, gritaban los manifestantes surcoreanos.

 

Washington y Seúl están en disputa sobre cuánto deberían pagar cada uno por las tropas estadounidenses en Corea del Sur. Trump ha exigido a su aliado asiático que pague hasta 4 mil millones de dólares más al año, según informan los funcionarios surcoreanos.

Corea del Sur actualmente contribuye con alrededor de 900 millones de dólares al mantenimiento de las tropas estadounidenses en el país.

“¿Cómo es posible que un inquilino solicite un aumento de cinco veces en el alquiler a su arrendador?”, ha cuestionado Kwon Oh-min, representante del Partido de la Juventud, quien ha participado en la protesta.

Las protestas continuarán este sábado, antes del inicio de una nueva ronda de conversaciones entre las delegaciones estadounidense y surcoreana, prevista para principios de la semana que viene en Seúl.

Corea del Sur —país que tiene la tercera mayor presencia de tropas estadounidenses en el extranjero después de Japón y Alemania— tiene desplegados a las fuerzas norteamericanas para apoyar en una posible guerra con Corea del Norte, país que tiene capacidades nucleares, se opone a la presencia militar de EE.UU. en la zona y considera una provocación las maniobras castrenses conjuntas entre Washington y Seúl en la península coreana.

LEER MÁS: EEUU, mayor vendedor de armas a Corea del Sur en la última década

ftn/rha/nsr/mkh

Comentarios