• Danilo Hernández (centro), comandante del Frente Resistencia Cimarrón del ELN, en el departamento de Chocó (noroeste), 26 de enero de 2017.
Publicada: martes, 31 de octubre de 2017 6:09
Actualizada: martes, 31 de octubre de 2017 13:54

El Gobierno colombiano condena el asesinato de un líder indígena perpetrado por el ‎ELN y analiza la continuidad de la tregua bilateral con la guerrilla.‎

“El Gobierno nacional condena el asesinato del gobernador indígena Aulio Isarama Forastero, del resguardo indígena Catru Dubaza Ancoso, del municipio del Alto Baudó-Chocó, y perteneciente al pueblo Embera Dóbida, a manos de miembros del ELN”, indicó el lunes la Oficina del Alto Comisionado para la Paz en un comunicado.

De acuerdo con el texto, aunque el incidente por sí mismo no sería causa para suspender el cese bilateral del fuego vigente desde el 1 de octubre, “será la mesa de conversaciones encargada de evaluar la información objetiva sobre el caso (...) y se decidirá su continuidad”.

El pasado 24 de octubre, Aulio Isarama Forastero, gobernador indígena de un resguardo del departamento del Chocó, en la frontera con Panamá, fue abatido por unos hombres que después huyeron. El ELN reconoció el domingo en un comunicado su responsabilidad en el asesinato.

El Gobierno nacional condena el asesinato del gobernador indígena Aulio Isarama Forastero, del resguardo indígena Catru Dubaza Ancoso, del municipio del Alto Baudó-Chocó, y perteneciente al pueblo Embera Dóbida, a manos de miembros del ELN”, indica la Oficina del Alto Comisionado para la Paz en un comunicado.

 

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, deploró el homicidio del gobernador indígena y pidió “contundencia” contra los responsables.

“Condenamos este asesinato, como condenaríamos cualquier asesinato. También vamos a pedirle a las autoridades normales, la Fiscalía y el sistema judicial que actúe con toda la contundencia necesaria”, dijo el lunes Santos en una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, en Ottawa, capital de Canadá.

Asimismo, aseguró que las autoridades colombianas actuarán dentro de “los procedimientos y modalidades que pactamos con el ELN frente a violaciones o incidentes como el que estamos viendo, a través de las Naciones Unidas y en la instancia del monitoreo”.

El ELN, con unos 1500 combatientes, de acuerdo con las autoridades, es la única guerrilla activa en Colombia, tras el acuerdo de paz que sellaron con el Gobierno en noviembre de 2016 las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ya desarmadas y transformadas en partido político.

fdd/nii

Comentarios