• El presidente de EE.UU., Joe Biden, (izq.) se reúne virtualmente con el presidente chino, Xi Jinping, 15 de noviembre de 2021.
Publicada: lunes, 23 de mayo de 2022 14:26

China expresa su firme rechazo a las nuevas retóricas de Biden sobre Taiwán y reitera que “no hay margen para el compromiso” sobre este asunto.

“China no tiene ningún margen para el compromiso en esta cuestión, y nadie debería subestimar la determinación del pueblo chino para salvaguardar su soberanía e integridad territorial”, ha señalado este lunes el portavoz del Ministerio de Exteriores chino Wang Wenbin, durante una rueda de prensa.

El vocero chino ha reiterado que “Taiwán es una parte inalienable del territorio de China”, y que el gigante asiático adoptará “medidas firmes” a la hora de salvaguardar sus “intereses de seguridad”.

Wang ha ratificado la postura de Pekín, añadiendo que el tema de Taiwán “es un asunto puramente interno”.

Este mismo lunes, el presidente estadounidense, Joe Biden, en declaraciones hechas desde Japón, ha dicho que, si China intenta invadir Taiwán, EE.UU. intervendrá militarmente.

Pekín considera a Taiwán una “isla rebelde” y parte inalienable de su territorio, por ende, tales declaraciones de Biden, que se suman al apoyo militar de Washington a Taipéi, provocan en gran medida la denuncia del gigante asiático.

¿Qué busca Biden en su gira por Asia?

Biden concluyó el domingo su visita oficial a Corea del Sur y llegó a Japón centrado en abordar las pruebas de misiles de Corea del Norte, y determinado para ampliar la cooperación frente al auge económico y militar de China.

De hecho, Biden asistirá el martes en Tokio (capital japonesa) a una cumbre de los líderes del Diálogo de Seguridad Cuadrilateral (Quad) —Japón, La India, Australia y EE.UU.—, y tiene previsto presentar en esta cita una iniciativa de comercio regional llamada Marco Económico para la Prosperidad en el Indo-Pacífico (IPEF, por sus siglas en inglés).

En reacción, el canciller chino, Wang Yi, denunció que la única misión que persigue Washington en la región es “crear divisiones e incitar a la confrontación y para destruir la paz”.

tqi/rba