• El presidente israelí, Reuven Rivlin (dcha.), y el premier canadiense, Justin Trudeau, Ottawa, Canadá, 1 de abril de 2019. (Foto: Times of Israel)
Publicada: martes, 2 de abril de 2019 14:21

El régimen de Tel Aviv celebra la postura de Canadá hostil a Irán y al movimiento antisraelí Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS).

El presidente israelí, Reuven Rivlin, en una reunión con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, alabó la postura de Ottawa en contra del BDS y el apoyo que este país brinda a Israel a nivel internacional, más aún la decisión del Parlamento canadiense de “congelar” sus relaciones con Teherán, según informa el despacho presidencial.

En la cita, mantenida el lunes en Ottawa, capital canadiense, Rivilin repitió sus falsas acusaciones sobre la influencia de Irán en el oeste de Asia, e insistió en que el mundo no puede permitir que Teherán construya “un eje chií en Irán, Siria, El Líbano y Yemen”.

El presidente israelí, obviando por completo el constructivo y vital papel que desempaña Irán en el Oriente Medio, ratificado incluso por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), acusó a Teherán de sembrar la discordia entre chiíes y suníes, lo que, a su juicio, supone “una amenaza para el mundo entero”.

Rivlin, asimismo, señaló que “la única vía para frenar los planes de Irán” en la región, es ejercer una “presión internacional coordinada”, y de ser necesario, llevar a cabo “una intervención militar”.

 

Los constantes esfuerzos del régimen de Tel Aviv y de EE.UU. para crear una alianza contra Irán han caído en saco roto, pues la mayoría de los países, incluidos los aliados europeos de Israel, han rechazado aislar al país persa. Sin embargo, el Gobierno de Trudeau, que inició su gestión expresando su interés en reanudar sus lazos con Irán, parece virar actualmente hacia la antigua política antiraní de sus antecesores.

De hecho, el joven premier, defendió en enero su condena al BDS, y poco antes pidió disculpas en nombre de su país por negar la entrada a Canadá a refugiados judíos que llegaron a las costas huyendo de la Alemania nazi en 1939.

Los tres ejes contra los que combate el BDS son: ocupación, colonización y apartheid. El movimiento es una campaña global que busca aplicar presión financiera a Israel para obligarlo a cumplir las leyes internacionales, es decir: retirarse de los territorios ocupados, eliminar el muro de separación de Cisjordania y permitir el retorno a su hogar a los refugiados palestinos.

ask/nii/

Comentarios