• La líder de facto de Myanmar (Birmania), Aung San Suu Kyi, durante un acto en Hanói, capital de Vietnam, 12 de septiembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 28 de septiembre de 2018 0:52

El Parlamento de Canadá aprueba retirar la ciudadanía de honor de la líder ‘de facto’ de Myanmar (Birmania) por su implicación en la represión de los rohingyas.

“En 2007, la Cámara de los Comunes otorgó a Aung San Suu Kyi el estatus de ciudadana honoraria canadiense. Este jueves, la Cámara Baja aprobó de forma unánime una moción para remover ese estatus”, ha informado Adam Austen, portavoz de la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland.

A través de un comunicado, Austen ha explicado que esta moción ha sido aprobada debido a la “negativa persistente” de Suu Kyi “a denunciar el genocidio” contra la minoría musulmana rohingya.

Asimismo, ha abogado por la imposición de sanciones contra el país asiático por la violencia que ejerce el Gobierno y el Ejército bimanos contra esta comunidad.

“Continuaremos apoyando a los rohingyas al brindarles asistencia humanitaria, imponer sanciones contra los generales de Birmania y al demandar que los responsables rindan cuentas ante un organismo internacional competente”, reza la nota.

En 2007, la Cámara de los Comunes otorgó a Aung San Suu Kyi (líder ‘de facto’ de Myanmar) el estatus de ciudadana honoraria canadiense. Este jueves, la Cámara Baja aprobó de forma unánime una moción para remover ese estatus”, ha informado Adam Austen, portavoz de la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland.

 

El pasado 18 de septiembre, la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya decidió examinar las denuncias de crímenes cometidos contra los rohingyas, en particular, su deportación a Bangladés.

El Gobierno birmano rechazó la “irregular” resolución de la CPI, que establece que el tribunal puede investigar la deportación de la minoría rohingya, pues es resultado de un “procedimiento erróneo y una dudosa base legal”.

Más de 900 000 rohingyas han huido a Bangladés desde agosto de 2017, cuando el Ejército birmano intensificó sus ataques contra esta población y quemó cientos de viviendas y aldeas enteras de musulmanes en Rajine (oeste).

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) considera que Myanmar está practicando una “limpieza étnica” contra los rohingyas y responsabiliza a los altos militares de este país de perpetrar el mayor “genocidio” contra la minoría musulmana.

fdd/lvs/ask/rba