• El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, firma un decreto que permite el porte de armas de fuego, Brasilia, 15 de enero de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 15 de enero de 2019 18:45

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, firma un decreto que flexibilizará la posesión de armas de fuego, uno de los principales compromisos de su campaña.

“Para garantizar el legítimo derecho a la defensa, como presidente voy a usar esta arma”, ha declarado este martes Bolsonaro en alusión al bolígrafo que ha empleado para rubricar el mencionado decreto en una ceremonia que ha tenido lugar en el Palacio presidencial de Planalto, en Brasilia (la capital brasileña).

A pesar de las muchas críticas que ha recibido este tema, el mandatario brasileño ha decidido finalmente cumplir una de sus principales promesas electorales, es más, durante la firma del decreto ha señalado que con este dictamen se “restablece el derecho” definido por las urnas en 2005, vinculado al referéndum del Estatuto del Desarmamento, en el que los brasileños optaron por no prohibir la comercialización de las armas en el país.

La posesión de armas de fuego en un domicilio particular les ha estado hasta ahora permitida solamente a las personas mayores de 25 años sin antecedentes criminales y también con una ocupación lícita y capaces de comprobar la capacidad técnica y psicológica para su uso, además de justificar su necesidad.

Para garantizar el legítimo derecho a la defensa, como presidente voy a usar esta arma”, ha declarado el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, en alusión al bolígrafo que ha empleado para rubricar un decreto que flexibilizará la posesión de armas de fuego.

 

Asimismo, Bolsonaro ha afirmado que “desgraciadamente” el Gobierno del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva buscó maneras para “negar” el derecho de portar armas de fuego.

“El pueblo decidió comprar armas y municiones; no podemos negar lo que el pueblo quiso en ese momento”, ha agregado el mandatario ultraderechista.

Bolsonaro, que asumió la Presidencia de Brasil el pasado 1 de enero, reiteró en su día su deseo de facilitar la posesión de armas a los “ciudadanos de bien” para que puedan defenderse y combatir el crimen.

El excapitán del Ejército brasileño ha resuelto materializar la promesa que le hiciera a su electorado en momentos en los que la violencia armada en este país latinoamericano va en aumento; Brasil registró 63 880  casos de homicidios tan solo en 2017.

Apodado “el Donald Trump brasileño”, Bolsonaro se ha caracterizado por su discurso misógino y racista, además de por elogiar el régimen militar que gobernó Brasil entre 1964 y 1985, por lo que no es de extrañar que considere las armas necesarias para “garantizar” la libertad.

nlr/anz/fdd/rba

Comentarios