• Jair Bolsonaro, presidente electo de Brasil, habla en una rueda de prensa en Brasilia, capital del país, 7 de noviembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 10 de noviembre de 2018 6:41
Actualizada: sábado, 10 de noviembre de 2018 12:59

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, minimiza las críticas sobre su intención de mudar la embajada brasileña de Tel Aviv a Al-Quds (Jerusalén).

En declaraciones que fueron transmitidas el viernes en vivo en Facebook, el líder derechista intentó rebotar los comentarios negativos que generó tanto dentro como fuera del país suramericano su decisión sobre el posible traslado de la legación diplomática de Brasil de Tel Aviv a la ciudad palestina de Al-Quds, siguiendo los pasos del presidente de EE.UU., Donald Trump.

Bolsonaro adujo que el régimen de ocupación israelí es el encargado de decidir su capital, y recordó que Brasil fue el que reemplazó Río de Janeiro por Brasilia como centro de la vida política del país.

“El que decide sobre la capital de Israel es Israel. ¿Brasil no cambió la capital de Río a Brasilia? Vamos a parar con esa frescura”, agregó.

El que decide sobre la capital de Israel es Israel. ¿Brasil no cambió la capital de Río ( de Janeiro) a Brasilia? Vamos a parar con esa frescura”, sostuvo Jair Bolsonaro, presidente electo de Brasil.

 

Los medios locales han considerado sus afirmaciones como una respuesta a la decisión de Egipto de cancelar una visita que tenía programada realizar el canciller brasileño, Aloysio Nunes Ferreira, al país africano del 8 al 11 de noviembre, una medida que a juicio de las prensas brasileñas fue adoptada por la promesa proisraelí de Bolsonaro.

El Gobierno egipcio justificó el lunes que lo decidió por los problemas surgidos en la agenda, pero Brasil rechazó dicha “excusa” y pidió explicaciones. El Cairo no ha propuesto una nueva fecha, un hecho que según afirman las fuentes, que solicitaron permanecer en el anonimato, pone de relieve el descontento de Egipto con la propuesta de Bolsonaro.

El presidente electo brasileño reaccionó el martes a la decisión de Egipto y evaluó como “prematuro” que un país tome represalias por “algo que aún no está decidido”.

Distintos especialistas han advertido de que la promesa de Bolsonaro sería un movimiento arriesgado, a contracorriente de la tradición diplomática brasileña de los últimos 50 años y que podría perjudicar las relaciones comerciales con los países musulmanes, algunos de ellos grandes importadores de carne brasileña, entre otras consecuencias negativas.

Además de dicha propuesta, el mandatario electo también dijo en campaña que, de ser elegido, cerraría la legación diplomática palestina en Brasilia, lo que le granjeó duras críticas.

msm/rha/krd/hnb

Comentarios