• El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva en medio de sus partidarios mientras llega al Tribunal Federal de Justicia en Curitiba, Brasil, 10 de mayo de 2017.
Publicada: lunes, 15 de mayo de 2017 17:27

El exministro de Hacienda brasileño Antonio Palocci se acoge a la delación premiada en la causa Odebrecht y podría complicar al expresidente Lula da Silva.

Según publica este lunes el diario brasileño Folha de Sao Paulo, el Partido de los Trabajadores (PT) recibió 106 millones de dólares en sobornos de Odebrecht a lo largo de cinco años, de acuerdo con lo que revelaron exejecutivos de la constructora.

'Posición Programa Especial Italiano' era el nombre informal dado por Odebrecht a las planillas de pagos de sobornos. El apodo “italiano” correspondía al exministro de Hacienda Antonio Palocci, quien fue identificado por Marcelo Odebrecht como uno de los principales interlocutores en las comunicaciones internas de la constructora para los sobornos al PT.

Palocci, que fue funcionario del Gobierno de Lula (2003-2010) aceptó negociar un acuerdo de delación compensada con la Fiscalía en el marco del escándalo de corrupción de Petrobras, lo que podría complicar más la situación del exmandatario.

Podría presentar inmediatamente todos los hechos, con nombres, direcciones y operaciones llevadas a cabo”, dijo el exministro de Hacienda brasileño Antonio Palocci.

El exministro se encuentra detenido de forma preventiva desde septiembre de 2016 y ha sido citado en varias delaciones compensadas, especialmente de exdirectivos de Odebrecht.

“Podría presentar inmediatamente todos los hechos, con nombres, direcciones y operaciones llevadas a cabo”, dijo el exministro Palocci.

Palocci también mencionó la participación de “una importante figura del mercado financiero” en el financiamiento de campañas políticas, e informó que los datos aportados por él traslucirán “más de un año de trabajo” de la operación Lava Jato.

El pasado 11 de mayo, Lula fue interrogado por el juez federal Sergio Moro, debido a las acusaciones de corrupción y lavado de dinero que pesan en su contra. El exmandatario negó todas las acusaciones y denunció un “ensañamiento judicial” para impedirle volver al poder.

Conforme a las leyes brasileñas, Lula no podría postularse a las elecciones de octubre de 2018, si una eventual condena es ratificada en segunda instancia. Los sondeos perfilan a Lula como ganador, aunque también muestran que es uno de los políticos con mayores índices de rechazo.

lvs/ctl/rba/nal