• El ministro boliviano de la Presidencia, Juan Ramón Quintana
Publicada: miércoles, 16 de septiembre de 2015 15:08
Actualizada: miércoles, 16 de septiembre de 2015 17:06

El Gobierno de Bolivia denuncia el “trasfondo político” del informe de Estados Unidos sobre la lucha contra el narcotráfico del país andino.

“Sus informes (de EE.UU.) no solo son contradictorios, sino que, además, son informes que tienen básicamente un fondo político, todo para los amigos y todo contra los enemigos, contra los adversarios”, señaló el martes el ministro boliviano de la Presidencia, Juan Ramón Quintana.

Sus informes (de EE.UU.) no solo son contradictorios, sino que, además, son informes que tienen básicamente un fondo político, todo para los amigos y todo contra los enemigos, contra los adversarios”, señaló el ministro boliviano de la Presidencia, Juan Ramón Quintana.

En una entrevista concedida a la televisora boliviana ATB, Quintana destacó que Bolivia ya está acostumbrada a ese tipo de informes “desconsiderados” que se publican contra el esfuerzo y trabajo de Bolivia para reducir el narcotráfico.

A este respecto, el ministro boliviano de la Presidencia consideró además de que los informes norteamericanos “carecen de credibilidad”, también son “torpes” y “burdos”.

“En los últimos cuatro años hemos tenido una reducción neta de más del 25 a 30 por ciento. De hecho el último año hemos reducido en 11 por ciento la superficie de cultivos de coca ilegal”, destacó.

De acuerdo con el titular boliviano, “si la percepción del país del norte fuera cierta, las Naciones Unidas serían unos ‘solemnes mentirosos’, puesto que el organismo multilateral en los últimos años ha certificado una reducción sustantiva en los cultivos de coca”.

En este sentido, recordó que el informe del 2014 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre el monitoreo de cultivos de coca, publicado el pasado 17 de agosto, confirma que durante 2014, las plantaciones de hoja de coca en Bolivia se ubicaron en 20.400 hectáreas, 2600 menos que en 2013 cuando los cultivos eran de 23.000.

Si la percepción del país del norte fuera cierta, las Naciones Unidas serían unos ‘solemnes mentirosos’, puesto que el organismo multilateral en los últimos años ha certificado una reducción sustantiva en los cultivos de coca”, señaló Quintana.

“En los últimos cuatro años hemos tenido una reducción neta de entre el 25 y el 30 por ciento. De hecho el último año hemos reducido en 11 por ciento la superficie de cultivos de coca ilegal”, agregó.

Las declaraciones de Quintana responden al informe del pasado lunes del Gobierno de Estados Unidos en el que acusa a Bolivia y Venezuela de no haber cumplido con sus compromisos contra el tráfico y la producción de sustancias ilícitas en los últimos 12 meses.

En una similar postura, ayer martes, el presidente boliviano Evo Morales, tachó de “acción política” el informe de EE.UU. que acusa a La Paz de “no cumplir” con sus compromisos en la lucha antidroga.

Morales, que en reiteradas veces ha cuestionado el combate del narcotráfico de EE.UU.como una cortina de humo para justificar la invasión de otros países, expulsó en 2008 a la Agencia Antidroga de EE.UU. (DEA, por sus siglas en inglés) tras demostrarse que los funcionarios estadounidenses estaban involucrados en las estrategias y complots políticos de la oposición contra su Gobierno. A partir de ese año, La Paz emprendió su propia política antidroga. 

También en marzo, el Gobierno de Bolivia rechazó el informe antidroga de Estados Unidos que acusó al país andino de no haber trabajado lo suficiente para combatir la corrupción asociada al narcotráfico.

tas/ktg/nal