• Gobierno boliviano: La oposición pretende vender el país a EEUU
Publicada: lunes, 15 de abril de 2019 16:53

La oposición boliviana apoya una “intervención explicita” de EE.UU., con el propósito de tomar el control del país, alerta el ministro de la Presidencia de Bolivia.

Juan Ramón Quintana calificó el domingo de “ruin” y “detestable” el pedido de un grupo de legisladores de derecha para que el presidente de EE.UU., Donald Trump, “intervenga” Bolivia y aseguró que no es casual, sino forma parte de la ruta conspirativa contra el Gobierno de Evo Morales.

“Esa carta enviada a Donald Trump es un arma letal contra el pueblo boliviano y va a servir como un instrumento que legitime las operaciones subversivas, encubiertas de EE.UU. contra Bolivia”, aseguró Quintana, durante una entrevista en el programa El Pueblo es Noticia, de Bolivia TV.

El ministro de la Presidencia reprochó a la oposición por haber ofrecido con su misiva “una intervención explicita” de EE.UU. en Bolivia recalcando que esos legisladores pretenden vender el país, y esa carta es una anticipación de lo que será el futuro de Bolivia si la derecha vuelve al sistema del gobierno anterior.

Esa carta enviada a Donald Trump es un arma letal contra el pueblo boliviano y va a servir como un instrumento que legitime las operaciones subversivas, encubiertas de EE.UU. contra Bolivia”, aseguró el ministro de la presidencia de Bolivia, Juan Ramón Quintana, en alusión a la carta de un grupo de legisladores de derecha para que el presidente de EE.UU. “intervenga” en Bolivia.

 

“Lo que están presentando con esa carta, es el programa de Gobierno del 2020 al 2025, y el programa de gobierno de esta derecha, de esta derecha antipatria, proimperial, es el desmantelamiento del Estado Plurinacional, la ocupación norteamericana contra el pueblo boliviano”, explicó.

Con estas acciones, se pretende desmantelar las políticas de beneficio social implementadas por el Gobierno de Morales en los últimos años e imponer el modelo norteamericano de gobernabilidad.

En ese sentido, Quintana llamó al pueblo boliviano a ver las imágenes de los países donde EE.UU. ha intervenido, por ejemplo, Irak, Libia, Yemen, y que luego asocien la situación de esos lugares con la petición antipatriótica e inconstitucional de los opositores.

Recientemente, legisladores de la oposición enviaron una carta a Trump, para evitar la candidatura del líder boliviano en las elecciones generales previstas para octubre.

En paralelo, la Administración del magnate neoyorquino y algunas figuras en el Congreso estadounidense no han parado de atacar a Morales desde noviembre de 2017, cuando el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) de Bolivia aprobó un recurso que posibilitaría la reelección del presidente por cuarta vez.

El 10 de abril, el Senado de Estados Unidos aprobó una resolución contra la reelección del mencionado presidente y un día después, el pleno de la Asamblea Legislativa Plurinacional aprobó una declaración que rechaza de manera contundente la intromisión del Senado estadounidense en la política boliviana.

Tanto Morales como otras autoridades bolivianas condenaron esta acción injerencista del Senado  de EE.UU. en los asuntos internos de su país.

Al responder a las arremetidas por tal cuestión, el mandatario latinoamericano revalidó que Bolivia ya no es una “colonia yanqui” y que su Gobierno de izquierda no es sumiso a Estados Unidos.

tmv/sjy/fdd/rba

Comentarios