• El presidente de Bolivia, Evo Morales, en un acto público, 30 de octubre de 2018. (Fuente: ABI)
Publicada: martes, 30 de octubre de 2018 16:24
Actualizada: jueves, 1 de noviembre de 2018 1:42

El presidente de Bolivia, Evo Morales, critica el envío de fuerzas militares estadounidenses a la frontera sur, donde esperan la llegada de miles de migrantes.

“Mientras miles de centroamericanos escapan del hambre y la violencia, causados por el modelo de explotación neoliberal impuesto por EE.UU. en sus países, Trump manda sus tropas militares a la frontera con México”, ha deplorado este martes Morales en su cuenta de Twitter.

El mandatario boliviano, en su tuit, también ha reclamado a la Organización de Estados Americanos (OEA) y a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) “una acción humanitaria urgente” a favor de los migrantes, que podrían enfrentar en la frontera medidas que eviten su entrada en EE.UU. para solicitar asilo.

De hecho, el lunes, el Departamento estadounidense de Defensa (el Pentágono) informó del despliegue de 5200 soldados en la frontera con México ante el avance de la caravana de migrantes centroamericanos, tal y como había reclamado el presidente de EE.UU., Donald Trump.

Además, Trump anunció que planea instalar en “ciudades de carpas” a los migrantes centroamericanos que logren llegar a EE.UU. para solicitar asilo, un derecho amparado en las leyes estadounidenses.

Mientras miles de centroamericanos escapan del hambre y la violencia, causados por el modelo de explotación neoliberal impuesto por EE.UU. en sus países, (Donald) Trump manda sus tropas militares a la frontera con México”, deplora el presidente boliviano, Evo Morales.

 

El jueves, Morales denunció que la miseria y la violencia, derivadas de las políticas capitalistas de Washington, han llevado a los migrantes centroamericanos a dirigirse a EE.UU.

Huyendo de la violencia, la extorsión y la pobreza, unos 3000 hondureños salieron de su país el pasado 13 de octubre con destino a EE.UU. El número de los migrantes aumentó luego hasta los 7000, al paso de la caravana por Guatemala y México. Ahora se encuentran en el estado mexicano de Oaxaca (sur). Además, se ha formado otra caravana en El Salvador.

Para bloquear a las caravanas, la Administración norteamericana ha amenazado con detener y deportar a los migrantes que entren en Estados Unidos sin autorización.

Dada la negativa de Trump a permitir que los migrantes entren en EE.UU., varios analistas advierten de que Washington está planeando retomar su polémica práctica de separación de familias y encarcelación de menores.

ncl/anz/mtk/rba

Comentarios