• 2018, un año más de represión de disidencia en Baréin
Publicada: martes, 1 de enero de 2019 6:43
Actualizada: martes, 1 de enero de 2019 7:39

2018, fue un año más de represión de la disidencia en Baréin. País que se ha olvidado totalmente de los derechos humanos desde hace muchos años.

Hacemos un repaso de los acontecimientos más importantes de 2018 en este país más pequeño del Golfo Pérsico.

Entre el lujo de estas calles y rascacielos, se sigue oyendo el llanto de la represión y el grito por la democracia.

La gente está harta de la dictadura. Quiere un cambio real.. Pero a la monarquía de Baréin no le gustan para nada las críticas y la libertad de expresión. Al Jalifa reprime todas las protestas que piden democracia, desde 2011, con un fuego letal.

El 2018 no fue excepción.. El pueblo pagó una vez más un alto precio por hablar de libertad. Disidentes que permanecen en prisión silenciados por un régimen autoritario.. Su único delito: haberse rebelado contra la tiranía.

La corte bareiní decidió mantener las sentencias contra el prominente clérigo chií, el sheij Isa Ahmad Qasem, que incluían un año de cárcel y revocar su nacionalidad.. solo por criticar a la monarquía, que le acusa de promover la violencia y servir a extranjeros.

En Baréin, hay más de 5 mil presos políticos. La tortura y la brutal represión del régimen de Al Jalifa contra los disidentes han dejado decenas de muertos y miles de heridos, además de la revocación de la ciudadanía a más de 800 ciudadanos.

Pese a las denuncias de la ONU y ONGs internacionales, estos abusos no han tenido castigo. Quizás por la estrecha alianza con Occidente y ser sede de la quinta flota de Estados Unidos.

El 2018 llegó a su fin, pero todo sigue igual. Los derechos humanos y la justicia están fuera de la agenda de las autoridades de Baréin. Siguen las protestas prodemocráticas, y el régimen elige el camino de siempre: la mano dura.

akm/mkh