• Bareiníes protestan contra visita del “criminal” Herzog a su país
Publicada: sábado, 3 de diciembre de 2022 10:55

Con gritos de ‘muerte a Israel’ miles de manifestantes bareiníes condenaron la próxima visita del presidente israelí Isaac Herzog a su país.

Las marchas de protesta tuvieron lugar el viernes en Sitra, al sur de Manamá, la capital, y las localidades de Al-Diraz y Karana, donde los manifestantes corearon consignas en rechazo a la visita de Herzog a Baréin, prevista para el domingo, y con el objetivo de  a la normalización de relaciones con el régimen de Israel.

Algunos portaban carteles con la imagen de Herzog que decían “criminal”, “Fuera Herzog”, y “no eres bienvenido en Baréin”.

La multitud, convocada por el partido opositor bareiní Al-Wefaq, quemó banderas israelíes, y expresó su apoyo al pueblo palestino y su causa.

A pesar de que las marchas se realizaron de manera pacífica, la policía antidisturbios recurrió a la fuerza para dispersar a los manifestantes.

Es la primera visita de un presidente israelí a Baréin, y se ejecuta dos años después de que el régimen de Al Jalifa firmara, pese al rechazo del pueblo, un acuerdo de normalización con el régimen de Israel.

Pasados dos años desde el acercamiento entre Manamá y el régimen de Tel Aviv, la nación bareiní sigue objetando la normalización, acusando a los Al Jalifa de “traicionar” a los palestinos y a todo el mundo musulmán.

El prominente clérigo bareiní, el sheij Isa Ahmad Qasem Isa Qassim, a su vez, ha tachado de una “vergüenza” y una “profanación” a la nación de Baréin la visita de Herzog a Manamá, al tiempo que ha calificado de “traición” la normalización con Israel.

Pese a los esfuerzos de las autoridades bareiníes e israelíes para reforzar las medidas de seguridad antes de la visita de Herzog, los llamados de la oposición del reino para boicotear ese viaje están suscitando preocupación entre los funcionarios de seguridad del régimen de Tel Aviv.

Las autoridades locales han prohibido cualquier protesta contra Israel durante la estancia de Herzog en Manamá, lo que muestra cómo las autoridades intentan sofocar las voces disidentes para impulsar lazos con un régimen que carece de cualquier base del apoyo entre el pueblo bareiní.

ftm/ncl/hnb