• El premier israelí, Benjamín Netanyahu (dcha.), habla con la entonces ministra de justicia, Ayelet Shaked, en el parlamento, 21 de diciembre de 2016.
Publicada: martes, 4 de mayo de 2021 14:43

El Canal 12 israelí transmite grabaciones explosivas de una exministra israelí, en las que llama a Netanyahu y su esposa “dictadores” con “ansias de poder”.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, “quiere permanecer en el poder. Tiene un ansia por el poder, él y su esposa. Son como tiranos, como dictadores. No están dispuestos a hacerse a un lado”, indicó la exministra de justicia del régimen israelí Ayelet Shaked en un audio filtrado y dado a conocer el lunes.

Según los extractos publicados por el Canal 12, la extitular israelí aseguró que al premier “lo único que le importa ahora es su juicio” en curso por corrupción. “No le importa nada más en absoluto. Es cierto [...] todas sus consideraciones, su comportamiento, su gestión, todo gira en torno a su juicio”, agregó en el audio filtrado de su conversación con una persona, cuya identidad se desconoce.

Netanyahu, “un hombre muy paranoico”

Shaked expresó que Netanyahu “tiene miedo de pedir un indulto [al tribunal] y un proceso de negociación de culpabilidad, porque le tiene miedo. Tiene miedo de que al final tenga que declararse culpable y no funcionará [...] Después de todo, es un hombre muy paranoico. Así que tiene miedo”, en referencia a un acuerdo, mediante el cual, el fiscal presenta una renuncia al acusado a cambio de su declaración de culpabilidad.

El primer ministro “debe irse [del poder]”, dice la exministra de justicia del partido derechista Yamina.

 

En un intento por mantenerse en el poder, Netanyahu ofreció el lunes al líder de la derecha radical, Naftali Bennett, el primer lugar en un acuerdo de rotación para el cargo de primer ministro. Sin embargo, este desestimó la propuesta y dejó al premier lejos de poder lograr una coalición, a un día para que se le acabe el plazo para formar gobierno. Es decir, si a las 23.59h, hora local (20.59h GMT), de este martes no lo ha logrado, el presidente del régimen de Tel Aviv, Reuven Rivlin, encomendará la tarea a otro líder político.

En el caso de que las partes no se pongan de acuerdo para repartir los escaños parlamentarios, el régimen de Tel Aviv se vería abocado a una quinta elección y ello agudizaría aún más la crisis política.

Al primer ministro israelí se le encargó formar un gabinete, pese a que está implicado en los casos de corrupción, conocidos como 1000, 2000 y 4000, en los cuales le imputan la recepción de regalos a cambio de favores y supuestos tratos para recibir una cobertura favorable de los medios sobre él y su familia. 

Por esta particular circunstancia que rodea al premier del régimen, que ha sido objeto de duras críticas, son muchos los indignados israelíes que secundan marchas semanales para pedir su renuncia.

tmv/anz/shz/rba