• Tanques del ejército israelí desplegados en una maniobra militar.
Publicada: martes, 21 de julio de 2020 20:54

El ejército israelí se ha puesto en alerta máxima luego de que bombardeara una posición militar en Siria y matara a un combatiente de Hezbolá y otros militares.

Según han informado este martes medios locales, el régimen israelí ha movilizado a sus militares a la parte norteña de los territorios ocupados palestinos, cerca de la frontera libanesa, por temor a una posible acción de venganza del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá).

La alerta israelí se produce luego de que el movimiento Hezbolá haya confirmado en un comunicado que uno de sus combatientes, llamado Ali Kamel Mohsen, murió en un ataque nocturno del lunes cerca del aeropuerto internacional de Damasco, situado en el sur de la capital homónima de Siria.

Fuentes oficiales sirias, a su vez, han informado que el citado ataque fue perpetrado por unos cazas israelíes que sobrevolaban el espacio aéreo de los altos ocupados del Golán. Aunque el escudo antiaéreo sirio logró hacer frente a esa “agresión y derribar la mayoría de los misiles” lanzados desde las aeronaves israelíes, la operación causó heridas a siete soldados sirios y daños materiales en la zona, según publican medios sirios. 

Los medios israelíes indican que Hezbolá ha planeado vengar el martirio de su combatiente, lo que significa que “responderá inmediatamente el ataque”. Además, reportan que las autoridades sionistas temen que Hezbolá reaccione desde las fronteras sureñas de El Líbano.

 

Por su parte, otras fuentes informan que el ejército del régimen de ocupación ha anunciado este martes el cierre del espacio aéreo del ocupado Golán sirio en prevención de que “puedan ocurrir incidentes”.

Desde el inicio de la crisis en Siria en 2011, los combatientes de Hezbolá han ayudado al Ejército sirio en sus operaciones contra las bandas terroristas, en especial, contra los elementos de EIIL (Daesh, en árabe), que han contado siempre con el respaldo total de Israel.

De hecho, las fuerzas israelíes han lanzado con frecuencia ataques aéreos y de artillería contra las posiciones del Ejército sirio y sus aliados. Israel se ha rehusado a confirmar sus acometidas contra Siria, alegando que eran ataques dirigidos a las fuerzas de Hezbolá en Siria.

Esto mientras las autoridades del régimen de Tel Aviv han admitido en reiteradas ocasiones que el movimiento libanés es la única fuerza árabe que ha derrotado a las tropas israelíes en las últimas tres décadas.

myd/ncl/hnb