• El presidente argentino, Alberto Fernández, y la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner, durante una ceremonia en Buenos Aires, 10 de diciembre de 2019.
Publicada: jueves, 2 de enero de 2020 3:33
Actualizada: jueves, 2 de enero de 2020 17:10

El presidente argentino dice que no hay pruebas que den lugar a pensar que el fiscal Alberto Nisman, que murió de manera sospechosa en 2015, fuera asesinado.

“Hasta hoy las pruebas acumuladas no dan lugar a pensar en que hubo un asesinato”, indicó el miércoles Alberto Fernández al diario local Clarín.

Nisman apareció muerto en 2015 tras denunciar a la entonces presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, por intento de encubrimiento de los sospechosos del atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en julio de 1994.

Por su parte, la exmandataria argentina ha rechazado en reiteradas ocasiones las acusaciones de “traición a la patria” en su contra y denunciado que la investigación sobre la AMIA fue un escenario de operaciones políticas y de intereses cruzados.

No obstante, el mandatario argentino aseguró que la pericia de la Gendarmería sobre ese hecho, que llevó a la Justicia a determinar que fue un homicidio, “parece carecer de todo rigor científico”.

“Yo soy un abogado y, ante una muerte como esa, siempre me permito dudar. Sin embargo, siempre dije que esa duda me llevaba a afirmar la teoría de la novela policial: ‘Dime quién se beneficia con el crimen y te diré quién es el asesino’. (...) Siendo así, era obvio que, si se trataba de un crimen, Cristina era la única perjudicada. Por lo tanto, ella debía ser ajena al hecho”, añadió.

Además, en otra entrevista concedida el pasado mes de agosto, Fernández se refirió al caso Nisman y aseguró que, “si lo mataron, no fue por el Gobierno de Cristina”. A su juicio, el caso no ha sido resuelto por “la motivación política que hay detrás”.

Tras el atentado a la AMIA, el régimen de Israel y sus aliados han tratado de achacarle la autoría de ese incidente a Irán y al Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), sin embargo, tanto Teherán como el citado movimiento libanés han rechazado cualquier implicación en ese sentido.

Teherán ha precisado repetidamente que son “infundadas las acusaciones” que lo vinculan con ese atentado terrorista y denunciado que ese acto es una herramienta para ocultar la identidad de los verdaderos autores.

Las acusaciones contra Irán han sido rechazadas también por diferentes autoridades y destacados expertos argentinos. El abogado Alberto Zuppi, en su libro “AMIA: Un crimen en curso”, reveló, a su vez, que la teoría de culpar a Irán por lo sucedido con la AMIA fue fijada el día del atentado.

nkh/anz/nsr/alg

Comentarios