• Abogado argentino Alberto Zuppi (segundo a la dcha.), autor del libro AMIA: Un crimen en curso.
Publicada: lunes, 12 de noviembre de 2018 2:38
Actualizada: martes, 13 de noviembre de 2018 10:39

Un abogado argentino ha revelado, en una publicación, que las investigaciones sobre el atentado de la AMIA fueron ajustadas para inculpar a oficiales iraníes.

“La teoría de (la culpabilidad) de Irán fue fijada desde el primer día”, ha escrito Alberto Zuppi en su libro AMIA: Un crimen en curso (AMIA: An ongoing crime, en inglés).

El autor revela que la investigación en torno al atentado con explosivos contra la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en Buenos Aires, en 1994, fue deliberadamente alterada para evitar que salga a luz los verdaderos autores del atentado y alentar la teoría de la culpabilidad de Irán, tal como dictaban los intereses del régimen de Israel y EE.UU.

El autor, cuyo trabajo en las décadas 80 y 90 sobre los procesos judiciales contra criminales de guerra nazis que se escondieron en Argentina lo puso en contacto con “Memoria Activa”, un grupo de sobrevivientes de la AMIA, señala irregularidades como la negativa a interrogar a varios testigos clave y el pago de 400 000 dólares por el juez federal destituido del caso, Juan José Galeano a una figura clave en la pesquisa.

Zuppi también recuerda que la recogida de evidencia física del caso fue desordenada y, finalmente, el montón de evidencias juntadas a las orillas del río de La Plata fue arrojado en ese río bajo órdenes del tribunal.

A juicio de Zuppi, hubo una discrepancia entre la cantidad de recursos dedicados a la investigación y lo poco que había progresado: “Estaba claro que Galeano y el Gobierno no querían llevar a cabo una investigación verdadera (…) Sólo estaban recogiendo datos sin sentido ni intención”.

Las autoridades argentinas, “habían decidido el caso de antemano: El caso AMIA no iba para ninguna parte”, remarca el autor.

La teoría de (la culpabilidad) de Irán fue fijado desde el primer día”, ha escrito el abogado argentino Alberto Zuppi, quien representó a víctimas del atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), en su libro AMIA: Un crimen en curso (AMIA: An ongoing crime, en inglés).

 

El encubrimiento de lo que realmente sucedió en el atentado tiene implicaciones que se pueden notar aún después de casi 25 años: En Estados Unidos, algunas autoridades de línea dura han presionado al presidente Donald Trump a incluir el caso AMIA a su lista de motivos para sancionar a Irán.

A pesar de todas las fallas en la investigación del caso AMIA, la teoría de la culpabilidad de Irán en la que sigue gozando de considerable apoyo. El presidente de Argentina, Mauricio Macri, reclamó en septiembre en la Asamblea General de Naciones Unidas (AGNU) a la República Islámica de Irán que “coopere” con la Justicia argentina en esta causa y pidió a los “países amigos” de Argentina que “eviten cobijar bajo inmunidad diplomática a cualquiera de los imputados”.

Irán rechazó las observaciones sobre el atentado de la AMIA del presidente argentino y las tildó de “tergiversación de la realidad”.

De hecho, Irán, ha desmentido en reiteradas ocasiones las “acusaciones infundadas” de quienes tratan de vincular al país persa con el atentado y denuncia que las imputaciones son herramientas para ocultar la identidad de los verdaderos autores.

Además, señala que los procesos judiciales en curso en Argentina por el atentado de la AMIA parecen estar cargados de injerencias de los servicios de inteligencia israelíes.

ahn/ncl/ftn/alg

Comentarios